jueves, 22 de enero de 2015

EL VOTO EMIGRANTE, SYRIZA, IZQUIERDA UNIDA Y PODEMOS

Félix Población

La noticia tiene una redacción algo confusa, como suele ocurrir con demasiada frecuencia en el periodismo digital, pero parece que el siete por ciento de lo que sería el censo electoral, compuesto por medio millón de emigrantes griegos, no podrá votar en las elecciones que se celebrarán en aquel país el domingo que viene. Eso perjudicaría a Syriza, el partido con más posibilidad de victoria en esos comicios, aunque las encuestas que lo reflejan también indican que la distancia con el partido gubernamental no es mucha y podría reducirse.

Obviamente, un gobierno digno no debería dejar sin voz ni voto a aquellos griegos que tomaron el camino de la emigración -antes o ahora- como consecuencia de la adversa situación que vive su país desde hace años. Pero hablo de un gobierno digno, no de uno que se puede beneficiar de esa circunstancia. 

Hace unos meses, el Círculo de Podemos en Argentina exigió la supresión del voto rogado al entender que esta modalidad de sufragio para españoles residentes en el exterior, adoptada en enero de 2011 por acuerdo entre PP y PSOE, es “una maniobra del bipartidismo para evitar un claro voto de castigo”, al que ahora son proclives tanto los emigrantes griegos como los emigrantes españoles.

Siguiendo con las relaciones entre Syriza y Podemos, Pablo Iglesias, el líder del nuevo partido español, estará hoy en Atenas para intervenir en el mitin que pondrá fin a la campaña electoral de Syriza. Esas relaciones se mantienen también con Izquierda Unida,  Cayo Lara estuvo con Tsipras en el mitin de la ciudad de Patras, sumida en una grave crisis industrial, con más del 50 por ciento de su población en de paro.

Alberto Grazón, el joven e inteligente nuevo líder de Izquierda Unida (IU) que asistirá en vivo y en directo a los comicios griesgos desde la sede de Syriza, manifestaba hace unos días que IU es un partido de convergencia y piensa que lo que ocurre en Grecia muestra el camino a seguir en España:  "Syriza -afirmaba- es una coalición de partidos de izquierdas y en este sentido creo que nos muestra la experiencia y el camino que sería interesante". Sin embargo, también recordaba Garzón que Podemos "ha dicho por activa y por pasiva que se van a presentar solos a las autonómicas y a las generales", algo que para él es un error, por "prescindir de la unidad popular".

Por otro lado, si se tiene en cuenta el criterio de los dirigentes y militantes de Syriza, se da la circunstancia de que siendo una colación de partidos como Izquierda Unida -hasta el punto de ser una copia ideológica y organizativa-, todos coinciden en sentirse identificados con Podemos. “Nos gusta más Podemos porque quien va a ganar [en España] es Podemos, no IU”, declaraban hace unos días en el diario El País.

El proximo domingo, por lo tanto, van a ser con seguridad las mismas o muy similares las reacciones de satisfacción entre los dirigentes de Podemos e Izquierda Unica, caso de que Syriza venza en Grecia, pero no van a poder celebrarlas juntos. Y esto, para quienes compartimos el criterio de Garzón y creemos necesario y muy estimulante el nacimiento y la energía de Podemos, restará satisfacción a la hora de establecer equivalencias.

DdA, XII/2903