viernes, 21 de noviembre de 2014

VICENÇ NAVARRO REBATE A LOS MANIPULADORES DE SU CURRÍCULUM

Lazarillo

Despues de hacer una breve reseña de su trayectoria profesional, el excatedrático de Economía Vicenç Navarro, que junto al catedrático de la misma materia Juan Torres son dos de los principales asesores del programa económico del nuevo partido Podemos, rebate en el artículo que aparece hoy en Público.es las manipulaciones a que ha sido sometida esa trayectoria por parte de tres publicaciones españolas y que entronca con la hostilidad mostrada por esos y otros medios hacia la alternativa política que ahora mismo prefieren los ciudadanos, según todas las encuestas. Y es que tenemos a la mayoria de la prensa haciendo oposición a la ciudadanía. ¿Para qué oponerse al Gobierno?:

Vicenç Navarro

Recientemente, la dirección de Podemos me pidió que, con mi amigo Juan Torres, les asesoráramos en el desarrollo de sus propuestas económicas, invitación que acepté, pues simpatizo con su deseo de transformación del sistema político, que creo necesita cambios. Amigos y colegas míos me alertaron de que ello aumentaría mucho el nivel de hostilidad, y lo he podido ver en los pocos días que hace que se conoce que Juan Torres y yo estamos asesorándoles, preparándoles su programa económico. Ello no me ha sorprendido, pero lo que sí me ha cogido por sorpresa es que el grado de manipulación de algunos medios ha llegado a unos niveles que no había visto antes.

Se me ha presentado, casi única y exclusivamente, como asesor de Fidel Castro y de su gobierno, reduciendo todo mi currículum vitae a este dato, indicando además que he presentado el Estado de Bienestar cubano como el mejor del mundo. Un caso representativo es el de actualidades.es y elEconomista.es. Ambos ponen en titulares que “Vicenç Navarro, gurú económico de Podemos, asesoró a Fidel Castro en la Revolución”. El objetivo de esta manera de describirme es indicar que Podemos está copiando el modelo revolucionario cubano, y como prueba de ello me presentan a mí como asesor de ellos y de Fidel Castro, ¡todo un récord en la manipulación! He asesorado a muchísimos gobiernos, tanto en América Latina como en Europa, sin que se cite a ninguno de ellos. Fui, por ejemplo, asesor del gobierno de Unidad Popular del Presidente Allende en Chile, y fui asesor de la Sra. Clinton en el gobierno federal de EEUU, en la Casa Blanca, en la reforma sanitaria. He sido también asesor del gobierno sueco, así como del Parlamento Europeo, datos que, naturalmente, tales rotativos no han comunicado a sus lectores. De haberlo hecho no habrían alcanzado el objetivo que deseaban.

Es más, me alegra poder haber ayudado a la Revolución Cubana en sus primeros años, ayudándoles en sus reformas sanitarias, indicando también, en una entrevista hecha por estudiantes de la UPF, que Cuba tiene hoy el Estado del Bienestar más desarrollado “entre los países pobres de igual nivel de desarrollo”, frase que no aparece en la cita de tales rotativos. Y en la misma entrevista también indico que yo sería el primero en oponerme a la aplicación del sistema político cubano a España por su carencia de democracia representativa, criticando además tanto al gobierno federal de los EEUU como al gobierno de la derecha española por su hostilidad hacia el gobierno cubano, que dificulta la apertura de aquel Estado. Naturalmente que esta parte de la entrevista tampoco aparece en tales revistas. Y también aplaudía en mi entrevista la solidaridad mostrada por el gobierno cubano en su envío de ayuda a otros países, tal como aplaudió el Presidente Mandela de Sudáfrica, agradecido por el apoyo que Cuba ofreció para la liberación de Sudáfrica. Y más recientemente, la ayuda prestada por Cuba a los países con Ébola, hecho también aplaudido por el Ministro de Asuntos Exteriores de EEUU, el Sr. John Kerry. Ni que decir tiene que tales revistas no citan nada de ello.

Por último, lamento también que en una revista como El Siglo, que leo siempre con interés, su corresponsal haya escogido definirme también como consejero del gobierno cubano, mostrando con ello que incluso revistas más respetables que las anteriores se contaminan también de este tipo de comportamientos, que alcanzan niveles patológicos cuando se trata de Podemos. Agradecería a las personas demócratas en este país que protestaran frente a tanta canallada, la única manera de definir tales prácticas mediáticas en nuestro país.

DdA, XI/2849