lunes, 24 de noviembre de 2014

¡AÚPA RAYO!

Lazarillo

Entre otros comentarios, Carmen Martínez Ayuso, la anciana de 85 años a la que deshaucieron de la vivienda que ocupaba desde hace medio siglo en el barrio de Vallecas, dijo que ya no le quedaban lágrimas. También tuvo unas palabras para los poderosos: "Todo el dinero que se llevan los poderosos viene de nuestro sudor. He vivido muchos años, pero la vida no deja de espabilarte”. Carmen Martínez Ayuso vivió en su niñez los terribles bombardeos de la aviación hitileriana sobre Madrid -primera ciudad en una guerra que sufrió ese castigo-, de cuya crudelísima masacre se ha cumplido hace tan solo unas fechas un nuevo aniversario. Los días 18 y 19 de noviembre de 1936 Madrid sufrió día y noche una durísima oleada de bombardeos, durante los cuales murieron 133 civiles. Eso provocó que el cuerpo diplomático hiciera pública el día 20 una nota de protesta por "las numerosas víctimas indefensas en la población civil, entre ellas, tantas mujeres y niños". El periodista francés Louis Delaprée también denunció la matanza sobre la población civil, pero su periódico Paris-Soir se negó a publicar alguno de sus artículos, especialmente uno en el denunciaba la muerte de mujeres y niños bajo el título de Emile Zola J'accuse. Duele especialmente que una mujer, después de guardar en su más tierna memoria tan trágico episodio -que en en su barrio fue sumamente cruento y dejó a muchas familias sin vivienda-, se vea al término de su vida deshauciada de la casa donde discurrió la mayor parte de sus años. Que una plantilla de fútbol como la del Rayo Vallecano haya socorrido a Carmen, aportando su apoyo económico para que esta anciana pueda vivir en un piso de alquiler, es como para gritar ¡Aúpa Rayo! Vosotros sí sois más que un club. ¡En qué poco quedan los astros del fútbol  a vuestro lado!

PS. Lo dicho no quita para reclamar que sea la justicia y no la caridad la que evite estas tropelìas.

DdA, XI/2852