jueves, 23 de octubre de 2014

IGLESIAS Y ECHENIQUE ESTÁN EN EL MISMO EQUIPO: EL EQUIPO DE LA GENTE

Pablo Echenique

El problema es que la realidad y las personas son complejas y el etiquetado es casi siempre burdo y falaz. Decía Einstein que las explicaciones han de ser lo más simples posible, pero no más simples. Etiquetar casi siempre se pasa de frenada. Es más simple de lo que es deseable, se deja importantes detalles fuera y, cuando se etiqueta a la gente, tensiona, hace daño y divide.
Comunista, punki, populista, facha, vasco, catalán, del Madrid, del Barça, socialdemócrata, neoliberal, casta.
A veces funciona. La mayor parte de las veces no.
Todos somos culpables, de vez en cuando, de etiquetar al otro injustamente; soslayando su complejidad, caricaturizándolo, negando su agencia, su independencia, su complicada humanidad. Lo sé porque me he descubierto a mí mismo muchas veces cometiendo este error... y no me he sentido muy bien que digamos después.
En estos días estamos decidiendo —históricamente y entre todos— el modo en el cual vamos a organizarnos y a afrontar el futuro próximo en PODEMOS. Más allá de los lógicos y humanos errores que podamos estar cometiendo y de las diferentes opiniones que unas y otros tengamos, creo que es de rigor reconocer que nunca antes se había afrontado un proceso constituyente de este calado político con tal nivel de democracia, de participación, de ilusión y de transparencia.
Las organizaciones políticas antiguas lo tienen sencillo para hablar con una sola voz. Se llama "disciplina de partido", "acuerdo a puerta cerrada (con reparto de sillones incluido)" o "el que se mueve no sale en la foto". En PODEMOS, ni tenemos, ni queremos nada de eso. Como se vio este fin de semana en Vistalegre, en PODEMOS, todo el mundo puede proponer y opinar y al final decide la gente.
Esto aumenta la complejidad, claro. Como bien dice Pablo Iglesias, el que no soporte las contradicciones —o la pluralidad, añado yo— que no se meta en política. PODEMOS representa a una mayoría social que está llamada a gobernar España. Pedirnos que no seamos diversos y complejos es como pedirle peras al olmo.Y, con la complejidad, la tentación de poner etiquetas.
Que si trotskista, estalinista, quincemayista, reformista, arribista, pablista o populista.Que si del grupo promotor, del "núcleo duro", de Democracia Real Ya, de Izquierda Anticapitalista o independiente. Que si del equipo "de Iglesias" o "de Echenique". Y ya está. Ya no hace falta pensar. Ya sé por dónde respiras y de qué pie cojeas. Ya sé si eres "de los míos" o "de los otros".Os propongo una cosa, a ver qué os parece. En lo que queda de debate, y de ahora en adelante, usemos sólo una etiqueta, "compañeros", y hablemos de un solo equipo, PODEMOS, el equipo de la gente.
Que hablar de propuestas, de ideas y de argumentos es bastante más sano e infinitamente más productivo. Además, las etiquetas se despegan con la lluvia y quedan debajo las personas, que son mucho más interesantes.

DdA, XI/2823