lunes, 22 de septiembre de 2014

SÁNCHEZ TODAVÍA NO HA RESPONDIDO AL "CARA A CARA" PROPUESTO POR IGLESIAS

Félix Población

Inda, el periodista de Pedro J., que se acaba de ir del diario El Mundo para volver con Ramírez a El Universal, mostró el pasado sábado su preocupación porque Pablo Iglesias no acudiera ya a La sexta noche, algo que con toda seguridad repercutirá en la audiencia de ese programa. 

Para aliviar en lo posible la creciente pérdida de interés que tienen las intervenciones de los tertulianos asistentes -siempre los mismos y siempre con las mismas obsesiones-, el líder de Podemos tuvo la deferencia de intervenir por teléfono, dando a La sexta noche el titular de la jornada: la propuesta de un cara a cara con el nuevo secretario general del Partido Socialista, que desde que lo es no conoce más adversario en su horizonte que el nuevo partido de Iglesias, hasta el punto de asegurar a los empresarios españoles que no habrá pacto alguno entre el PSOE y Podemos, aunque sí lo pudiera haber con el Partido Popular -según otras declaraciones suyas-, caso de que lo requiriera "el bien de España". 

El carácter de unas manifestaciones de esa guisa, cuando Podemos lleva tan corto camino entre nosotros y cuando faltan aún algunos meses para la celebración de las primeras elecciones municipales, denota hasta qué punto teme el nuevo líder del Partido Socialista las expectativas de voto que pueda ir sumando Podemos hasta que se convoquen esos comicios. Solo acuciado por un temor desmesurado se puede mantener una postura tan torpe, pues muy posiblemente atacar a Podemos con tanto denuedo podría significar una pérdida de votos aún mayor para el PSOE. 

Esto es lo que se piensa desde un sector del partido que siempre ha tenido su grado de influencia en la militancia y que ahora mismo está dando los primeros atisbos de disconformidad con el nuevo secretario general. En Izquierda Socialista, como en una parte de las bases del PSOE, los ataques a Podemos no están sentando nada bien pues se considera que el adversario político sigue siendo el partido en el Gobierno, cuya nefasta gestión es merecedora por sí misma de las más duras críticas.

En estas circunstancias, que Pablo Iglesias haya planteado un debate con el secretario general del PSOE, me parece todo un acierto político del líder de Podemos, pues tal como ha dicho Iglesias será algo que interesará a muchos ciudadanos y que muchos ciudadanos reclaman para ir más allá de las críticas de titular que uno y otro se lanzan. Sánchez todavía no ha respondido a esa invitación y es bastante preocupante su silencio. Sobre todo si se tiene en cuenta la opinión de Julio Anguita, que lo tilda como un producto de márketing que solo dice vulgaridades. 

¿Habrá ese debate? Tengo para mí que se pospondrá en el tiempo, a la espera de que Pedro Sánchez obtenga los asesoramientos y el grado de madurez que le faltan. No olvidemos que era el candidato preferido como secretario general del PSOE por el Partido Popular. 

PS.- La propuesta de Pablo Iglesias se basó, a su vez, en la que le hizo en su día el periodista de La Sexta Jordi Évole, no habiendo sido elegido todavía secretario general Pedro Sánchez, y que sí aceptó quien entonces aspiraba a esa secretaría general, Eduardo Madina. La aclaración me parece muy oportuna. 

Puntos de Página 



                             DdA, XI/2796