martes, 30 de septiembre de 2014

ACTUALIDAD ECONÓMICA, PABLO IGLESIAS Y EL PERIODISMO MORTAL

Félix Población

Haciendo honor a su palabra, que consiste en no tener ninguna reserva a la hora de discutir todo con todos, Pablo Iglesias  aceptó la invitación de la revista Actualidad Económica para ser entrevistado. Como la entidad e identidad del protagonista así lo demandaban, al parecer, fueron dos los periodistas que intervinieron en la charla, que como se puede apreciar desde el principio no fue nada condescendiente ni siquiera escuchante con las opiniones del líder de Podemos. 

Actualidad Económica es una de las publicaciones de referencia que siguen los empresarios e inversores de nuestro país, en correspondencia con la línea editorial fraterna (liberal) del diario Expansión, productos ambos de la empresa editoria del diario El Mundo (Unedisa). Miguel Belloso, su director y uno de los integrantes del dúo entrevistador, no tiene reparo en identificarse en Twitter como chico de derechas, leo. 

Que como tal se haya mostrado Belloso al tratar la interviú y la portada dedicada a Iglesias con un titular que no admite matices (Populismo mortal) no es algo criticable, pues se debe a quienes le sustentan y al credo con el que se califica, pero que se manipule la entrevista es algo que debería avergonzar a quienes ejercen la profesión con un mínimo de dignidad.

"No nos gusta que en Suiza haya delincuentes que tengan cuentas, entre ellos algunos españoles”, dijo Pablo Iglesias en respuesta a una de las cuestiones planteadas. La frase -leo en Un Espía en el Congreso-, que está incluida en un extracto del vídeo que la revista “Actualidad Económica” ha publicado en internet con Pablo Iglesias (la entrevista completa puede verse en “Espía en el Congreso TV”), ha desaparecido de la transcripción textual que de la misma hace la publicación en papel. 

Como no se trata precisamente de una frase baladí, da la impresión de que aparte de la torpeza que supone eludirla habiendo sido escuchada en el vídeo, su supresión denota una manifiesta censura en papel de la opinión del entrevistado, propia de un periodismo mortal que nos gustaría creer en extinción.

                              DdA, XI/2801