sábado, 7 de octubre de 2017

CABRERIZOS SUR PAGA LOS MISMOS IMPUESTOS*

Félix Población

A la localidad de Cabrerizos la proximidad del Tormes le queda a trasmano. Por no haber no hay ni un paso de peatones para acceder al paseo del río a través de la carretera de Aldealengua.

Si a eso añadimos el lamentable aspecto que presenta lo que podría ser un ameno tránsito para todos los vecinos, sin una sola papelera en su recorrido y con muy escaso y precipitado trabajo de jardinería y limpieza, no es de extrañar que la pérdida de una subvención de 180.000 concedida por Diputación Provincial recientemente, con objeto de mejorar la ribera del río, haya sentado muy mal. ¿A qué se dedica el Ayuntamiento que ha dejado pasar la fecha de vencimiento de esa subvención (31 de mayo), perdiendo con ello la oportunidad de una mejora medioambiental tan necesaria como apremiante?

Cabrerizos, como no sé si ya dije en su día, viene a ser un ejemplo de lo que es España y el mundo en general. Hay un Cabrerizos norte, donde los parques y demás espacios verdes están bien cuidados, y en el que se habilitan nuevos jardines y hasta las glorietas lucen un césped fresco muy regado y vistoso, y un Cabrerizos sur, con los Parques del Cementerio, La Cuesta y la ribera del río hechos una cochambre de suciedad y abandono. Pareciera que los vecinos de esta zona no pagaran los mismos impuestos que lo del norte, o que, por razones que desconozco, primaran los intereses de un vecindario sobre los del otro.

Ya en un artículo anterior me referí al deplorable aspecto del Parque de La Cuesta, en primera línea del pueblo según se viene por la carretera de Aldealengua. A la negligencia y desidia del Ayuntamiento se suma la de los propietarios de perros que tienen el terreno atiborrado de excrementos. Hace como tres meses hubo propósito de adecentar esta zona, pero no pasó de ser un propósito de un par de días. Eso sí, se dejó como testimonio de la dejadez municipal un montón de tierra acumulada.

Mientras en nuestra realidad más cercana advirtamos estos derroches de desidia y mala gestión, no nos extrañemos de los que afectan al país.

*Artículo publicado en La Crónica de Salamanca

DdA, XIV/3657

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario