lunes, 11 de mayo de 2015

IÑAKI REKARTE Y LA MIERDA DE ETA

Félix Población

Posiblemente tendría que remontarme muy atrás para llegar al grado de conmoción que ha tenido para muchos televidentes la entrevista difundida ayer por Jordi Évole con el exactivista de ETA Iñaki Rekarte. Luego de más de veinte años en la cárcel por los crímenes cometidos, Rekarte le confiesa al periodista su arrepentimiento, al tiempo que despoja de oropeles heroicos la lucha armada de la organización -así como los homenajes a los terroristas a su regreso de las cárceles- con un titular que no admite matices: “La violencia de ETA sólo ha servido para dejar a tres generaciones con mucha mierda encima”. 

Quien dijo esto ayer a Évole fue responsable de un atentado con coche bomba en Santander en 1992, que se saldó con la muerte de tres personas. Rekarte  rompió con la disciplina de ETA estando en la cárcel, pidió perdón a las víctimas y condenó la violencia de la organización, que le considera un traidor. Entre las preguntas del periodista no podía faltar, por lo tanto, la que cabe formular siempre que ese calificativo suena en la voz de quienes lo han pronunciado. ¿Teme Rekarte por su vida a consecuencia de sus declaraciones? Nadie olvida el caso de Yoyes (Dolores González Cataraín),, asesinada por sus excompañeros.

Ayer nos dio la impresión de que, por encima de ese temor y no siendo las circunstancias ahora las mismas que se dieron en el caso de Yoyes, lo más urgente y necesario para Rekarte era confesar sus sentimientos e ideas públicamente, tal como lo hizo en el programa de Évole. No sabemos qué habrá experimentado su conciencia al hacerlo, pero estoy seguro de que la mujer a la que ETA mató a su marido y en cuyo portal –según contó el propio Iñaki- todavía aparecen pintadas las dianas de la amenaza, le habrá agradecido mucho esa frase: “La violencia de ETA sólo ha servido para dejar a tres generaciones con mucha mierda encima”. 

Falta saber cómo se irá diluyendo con el tiempo el poso de esa mierda en las generaciones futuras y hasta qué punto la necesidad insoslayable de convivencia se irá imponiendo a la tempestad fomentada por aquellos años de plomo -anteriores al ingreso del jovencísimo jardinero Rekarte en la organización- en que ETA sembró de miedo y muerte la intrahistoria del País Vasco. Ni él mismo supo explicarnos por qué pasó un día, con dieciocho años, de plantar flores a poner bombas.

DdA, XII/3000

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario