sábado, 2 de mayo de 2015

ABELARDO FERNÁNDEZ, MÁS QUE UN ENTRENADOR


Félix Población

Habría muchos motivos de carácter deportivo para elogiar a Abelardo Fernández, entrenador desde la temporada pasada del Sporting de Gijón. Con una situación económica muy apurada, el histórico club de la ciudad asturiana -unido desde siempre a mi memoria sentimental- logró el año pasado jugar la promoción de ascenso a primera división y está en la mejores condiciones ahora, otra vez, para repetir por lo menos esa liguilla de ascenso. Lo han hecho Abelardo y sus futbolistas haciendo uso exclusivo de la cantera de Mareo y después de mantener al equipo imbatido durante buena parte de la temporada.

Pues bien, a eso valores hay que unir, por parte de Abelardo, el de ser un ciudadano que no tiene reparo en afirmar que se siente una persona muy de izquierdas: "Soy un hombre de izquierdas, muy de izquierdas”. Abelardo Fernández apuesta en una entrevista difundida por la TPA por realizar un referéndum por la independencia de Cataluña, al tiempo que critica a la iglesia católica española por tener tanto poder y dinero, sin que haga lo suficiente por mermar la pobreza que soporta el país.

En un mundo que mueve tantísimo dinero como el del fútbol y se dan personajes tan potentados y oscuros como ciertos presidentes de algunos clubes, reconforta que alguien como Abelardo –cuya profesionalidad está fuera de toda duda- tenga la honra y la sinceridad  de expresar su indignación ante la corrupción y reclamar una justicia que la combata con la eficiencia que falta para que la impunidad no cunda.

Solo una vez -después de 31 jornadas y ante los reiterados errores arbitrales sufridos por su equipo a lo largo de esta temporada- se permitió una crítica Abelardo Fernández y la basó en esta premisa fundamental para entender lo mejor que tuvo el fútbol y todavía hay equipos que lo mantienen: "Somos el Sporting. Nos jugamos la puta vida cada domingo”.

Yo lo creo, por él, por la plantilla que ha forjado y por esa afición inquebrantable para la que el Sporting es más que un club. Nos hace mucha falta gente que ponga el alma en lo que dice y en lo que hace, porque al país lo están llevando a pique los desalmados.


                          DdA, XII/2992                          

1 comentario:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario