viernes, 11 de febrero de 2022

LA BASE Y LA SEXTA, A PROPÓSITO DEL JUICIO POR ACOSO A LOS HIJOS DE PABLO IGLESIAS


Félix Población

No lo he visto publicado en ningún medio, salvo en La última hora, pero al cabo de solo tres ediciones, tres, el puto podcast de Pablo Iglesias en Público ha logrado ser uno de los más escuchados en todo el país. En su tercer día de emisión, coincidente con la entrevista al presidente electo de Chile, Gabriel Boric, a quien nadie ha entrevistado en España, La Base ha logrado pasarle por encima al canal de Ángel Martín, Por si las voces vuelven, por lo que ocupó el primer puesto en la plataforma Spotify. Las dos primeras emisiones del programa también superaron las 100.000 visitas en Youtube.

 

A la espera de que un observatorio de medios con dignidad dé noticia de tan prometedor comienzo, nos podemos sustraernos de comentar también la indignidad de La Sexta en los informativos y en las tertulias de Al rojo vivo, que han silenciado la celebración del juicio por acoso a los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero, acusación que pesa sobre un periodista o algo así de Okdiario, el digital de quien cuenta en La Sexta con el apoyo de Ferreras y cuyo nombre mancha con solo mentarlo (ahora mismo ni siquiera lo recuerdo).

 

Tenemos así, por un lado, un silencio mediático general ante el inicio exitoso de un podcast dirigido y presentado por Pablo Iglesias, que posiblemente dará de mucho de sí para hacer frente al periodismo de fango y letrina al uso abuso en este país, y otro silencio mediático aún más llamativo que ha pretendido acallar en un canal de televisión el hostigamiento y acoso llevado a cabo por un medio de información a la cuidadora y unos niños de corta edad, hijos de un vicepresidente y una ministra del Gobierno.

 

La envidia y la inquina suman ruindades tan miserables como esas. La segunda quizá podría haber recibido una respuesta mucho menos elegante y digna por parte de quien, durante toda su corta y breve vida política, no dejó de ser víctima de todo tipo de infamias, propaladas en buena medida por el periodista o algo así a quien Ferreras respalda. Desde La Base, en respuesta al silencio de La Sexta en torno a a la noticia del juicio mencionando celebrado estos días, Pablo Iglesias tuvo la elegancia y la dignidad de manifestar que esa actitud no la habría mantenido en ningún caso su podcast si Antonio Ferreras y Ana Pastor hubieran sufrido con sus hijos algo similar. 


Antes bien, les habría apoyado como padres, que es lo que toca entre gente de bien. También es lo que corresponde a un periodismo que aspire a una cierta dignidad. Esto es lo que se está ganando con muy pocas emisiones en su haber el puto podcast de Iglesias, que algunos esperábamos como agua de mayo. 


   DdA, XVIII/5080   

2 comentarios:

Unknown dijo...

Y quien los necesita? Nadie.
Los necesitan? Pues no.

J. R. dijo...

El periodismo mediocre es así.

Publicar un comentario