domingo, 15 de diciembre de 2019

LA MATANZA DE CORMORANES EN ASTURIAS

 
 
Joaquín Álvarez
 
Cuando transites por la A-66 a la altura de Mieres o por el paseo de El Encauce encontrarás algunos ejemplares de cormoranes  sobre las farolas de la autovía intentando buscarse la vida sin molestar a nadie y gracias a su zambullida, que a diferencia de otras aves buceadoras que simplemente se sumergen, el cormorán salta sobre la superficie en un fuerte impulso.
La vida que le quitan los obsesionados pescadores y el Gobierno de Asturias, los primeros porque consideran prioritario el disfrute de su hobby a la vida de esta ave acuática, y los segundos porque un año mas vuelven a autorizar la matanza de al menos 240 ejemplares hasta el 10 de abril, así como de nutrias, garzas real y martín pescador. Desde hace más de 13 años, la administración del Principado de Asturias realiza controles poblacionales de cormoranes, habiendo eliminado oficialmente más de 3.000 individuos.
No hay una sola prueba de que las matanzas de los cormoranes en los ríos asturianos hayan mejorado las poblaciones de salmones y truchas, el Principado nunca ha presentado un trabajo científico que las avale, ni que demuestre cualitativa y cuantitativamente los supuestos daños causados por estas aves.
De toda la vida el papel fundamental de los depredadores fluviales, como los cormoranes grandes, las nutrias, las garzas o los martines pescadores es mantener el equilibrio en el ecosistema. ¿Qué culpa tiene el cormorán de que al Gobierno de Asturias le encanten las tasas que los pescadores abonan por la pesca de la trucha o el salmón? ¿Para cuándo abordar el debate de la pesca sin muerte, es decir, la prohibición total en nombre de la recuperación de las especies?
 
DdA, XV/4365

2 comentarios:

Joaquín dijo...

Gracias Félix.

Félix Población dijo...

A ti por tu curiosidad e inquietudes.

Publicar un comentario