martes, 19 de febrero de 2019

HASTA ENTERRARLO EN EL MAR

 Félix Población


El historiador e hispanista Paul Preston está entre los más reputados por el valor de toda su obra, y sus opiniones con relación a nuestra historia contemporánea siempre son respetables y dignas de escucha. Por eso se debe considerar la que ha dado con relación a la aprobación del decreto gubernamental para que los restos mortales del dictador Francisco Franco sean por fin exhumados del santo sepulcro que ocupan en la basílica del Valle de los Caídos, desde noviembre de 1975 y después de más de veinte años de gobiernos del Partido Socialista Obrero Español.

Estima Preston que si esa exhumación no va a ser universalmente bienvenida y no hay de momento lugar para enterrar los restos exhumados, habrá que encontrar uno que sea universalmente satisfactorio e inaccesible para que los adeptos a la memoria del caudillo por la gracia de Dios no puedan peregrinar cada vez que se repita la fecha de su óbito.

Desde Londres, el autor de El holocausto español le ha comunicado a la agencia Efe por correo electrónico que sería el mar el lugar más idóneo para ese destino. Y hasta lo ha argumentado con  razones sentimentales y biográficas, puede que por sazonar la justificación de la ubicación con algo de humor inglés: Franco de joven  quiso ser marino -comenta Preston-, pero su ambición se frustró por el cierre de la academia naval como consecuencia de la derrota militar de 1898 (con la perdida de las últimas colonias, Cuba y Filipinas). El fracaso de incorporarse a la Armada le pesó mucho.  

También subraya Paul el hecho de que durante la Guerra Civil, en Salamanca, la mejor manera de agradarle o calmarle era cambiar de conservación y enfocarla hacia temas navales. El historiador apunta asimismo que como caudillo pasó buena parte del tiempo de ocio del que dispuso a bordo de su yate Azor, vestía el uniforme de almirante siempre que podía y cuando visitaba las ciudades costeras, prefería llegar desde el mar en un barco de guerra.

Deja sin mentar, mi bien leído Paul Preston, aquel poema de Rafael Alberti tantas veces cantado por Paco Ibáñez, que tan ilusionante fue, sobre todo, cuando las expectativas democráticas se abrían para este país:     

Las tierras, las tierras, las tierras de España, 
las grandes, las solas, desiertas llanuras.


Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
al sol y a la luna. ¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar! A corazón suenan, resuenan, resuenan
las tierras de España, en las herraduras.
Galopa, jinete del pueblo,
caballo cuatralbo,
caballo de espuma. ¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar! Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie;
que es nadie la muerte si va en tu montura.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
que la tierra es tuya. ¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!




                  DdA, XV/4092              

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario