miércoles, 9 de enero de 2019

PATRIOTAS DE POSTAL, ESPAÑOLAZOS DE ESCAPARATE

 Ana Cuevas

Es curioso el afán que tienen algunos líderes políticos en amortajarse con la bandera rojigualda mientras proclaman un patriotismo exacerbado a prueba de rojos, feminazis, inmigrantes, o miembros del colectivo LGTBI. Dan por descontado que, ser mucho y muy español, consiste en reproducir un cliché rancio, machista y trasnochado que se resume en varios lugares comunes y una pose épica pero vacía de auténtico sentimiento patriótico.
Parece que les unen más las fobias que las filias, Porque sino, no se entienden marrullerías como la de la venta del pujante sector público del aluminio a la multinacional ALCOA. 
José María Aznar, de cuyas ubres ideológicas han mamado los tres mocetones que lideran hoy la liga de la derecha patriótica celtíbera, decidió en 1998 que el país que presidía, nuestra querida España, podía prescindir de un motor emergente de su economía a cambio de treinta monedas de plata.
Pero la cosa no quedó ahí. Pese a ser vendidos a una empresa extranjera por un precio irrisorio, los nuevos amos han estado recibiendo subvenciones, más o menos encubiertas, cuantificadas en más de mil millones de euros durante los últimos veinte años. ¡Un chollazo!
Aún más si tenemos en cuenta que la multinacional no ha invertido en dos décadas en las plantas españolas, llevándose limpios los beneficios y dejando morir de austeridad las instalaciones. Ahora, aunque sacan más de 200 millones limpios del bussines, han decidido deslocalizar las fábricas (para exprimir aún más a los obreros de otras latitudes) y dejan en la calle a los 700 operarios españoles. ¡Tócate las castañuelas! 
El movimiento punk llegó a España con una década de retraso, como casi todo. Recuerdo que en los grandes almacenes se vendían collares de perro o cinturones de pinchos y que las peluquerías más chic se especializaron en crear crestas multicolores que desafiaban las leyes de la gravedad. Todo un merchandising en torno a una filosofía de vida que abominaba el materialismo y el postureo.
¡Punkie de postal!- cantaban "La polla Records" en los ochenta. Cuando veo a Santiago  Abascal , emulando al mítico "Jabato", cabalgando por los campos de la reconquistada Andalucía, presto a emprender una cruzada contra mujeres gays, lesbianas y emigrantes... o el patrioterismo de salón de te de Rivera y Casado, obligados por VOX a demostrar quien tiene más grande la bandera y, por ende, mayor adn de españolidad... 
Y por otro lado a los trabajadores de ALCOA, usados como mercancía de carne proletaria para chanchullos privados y abandonados a su suerte como cáscaras vacías... recuerdo a mi amigo "Flipas" y en la cabeza resuena: ¡Patriotas de postal! ¡ Españolazos de escaparate!  Por no decir de mierda.
No se lo que haría el Jabato de verse en una situación así. Por aquellos años la esclavitud no estaba mal vista. Casi como ahora. Y creo que el guerrero tampoco vivía de subvenciones públicas desde la cuna como su "alter ego" Santi. Se lo tenía que currar un poco más. Quizás por eso era un personaje de ficción.
 Pero unos actores políticos, del color que sean, que de verdad defiendan a su gente, no dudarían en nacionalizar las plantas y garantizar el trabajo de 700 compatriotas. Y si la solidaridad con los trabajadores no es suficiente acicate recuerden que los mucho y muy españoles, vendieron nuestra industria pública a capital privado foráneo y les regalaron una millonada que ahora pagamos entre todos en el recibo de la luz. Y no es la primera vez.
Yo ahí lo dejo. A lo mejor es el concepto de patria lo que falla. Para algunos, la única patria es su cartera. Esos son los que más alto gritan: ¡Viva España!
 
                          DdA, XV/4.057                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, publique un comentario