martes, 8 de enero de 2019

ADIÓS A ANDRÉS SOREL

La imagen puede contener: 1 persona

Lazarillo

Me estuvo mandando sus artículos hasta ultimísima hora (La antorcha del siglo XXI). Incluso albergaba el propósito de verle en Madrid en uno de mis viajes, a propósito de la memoria democrática que compartíamos. Pero no ha podido ser. Me acabo de enterar del fallecimiento a los 81 años de edad del escritor Andrés Sorel, que un día hace bastantes años impulsó el periódico Liberación, con sede en Cuatro Caminos (Madrid). La muerte le sobrevino ayer. Había nacido en Segovia durante la Guerra Civil. Republico la nota biográfica difundida por la editorial Akal, en donde publicó algunos de sus muchos libros:
“Durante el franquismo colaboró en la prensa clandestina del PCE y fue corresponsal de Radio España Independiente entre 1962 y
1973. Durante su exilio en París dirigió la publicación Información Española, que se realizaba para los emigrantes españoles en Europa. En 1974 fue excluido del PCE por diferencias ideológicas y políticas. La censura de Fraga Iribarne prohibió la publicación de sus novelas en Seix Barral y Ciencia Nueva. Muerto el dictador, colaboró en periódicos y publicaciones de España y Europa. Fue fundador, presidente y responsable de Cultura del diario ‘Liberación’.
Galardonado en 2013 con el premio José Luis Sampedro, ha publicado medio centenar de libros, entre novelas y ensayos (en editoriales como Txalaparta, Libertarias, Cátedra, Muchnik, Planeta, Akal…), e impartido más de mil conferencias en diversas ciudades el mundo”:
"La auténtica patria del escritor es la lengua en que escribe", aseguraba Sorel en el discurso pronunciado cuando recogió el Premio José Luis Sampedro en 2013. "Muchos responsables de las industrias culturales y de la política vulgarizan el lenguaje, lo deforman hasta límites en los que resulta imposible reconocer su acepción. Y el escritor debe rebelarse contra estas perversiones si quiere sobrevivir y no ser aniquilado por este holocausto de la cultura. El escritor ha de regenerarlo, dignificarlo, purificarlo".
Me duele su ausencia.

                      DdA, XV/4.056