jueves, 1 de noviembre de 2018

MÁS CASOS DE ABUSOS SEXUALES SILENCIADOS POR EL OBISPO DE SALAMANCA


Félix Población

La diócesis de Salamanca emitió el pasado martes un torpe e insubstancial comunicado en respuesta a la información publicada en el diario El País en la que se escucha al obispo de Salamanca, prelado López, ofrecer una compensación económica a una persona agredida sexualmente por un miembro de la Iglesia a cambio de su silencio. El comunicado, bajo el que se oculta el obispo López, se limita a arremeter con una torpe e insubstancial redacción contra el periódico y la información publicada, por la evidente manipulación informativa, que no tiene fundamento en las manifestaciones atribuidas al obispo de Salamanca, y contamina la veracidad del conjunto de la información restante. 
Asimismo, apuntan desde la diócesis a que todo lector u oyente de los medios de comunicación se tome unos minutos de su tiempo para analizar críticamente el texto escrito y para escuchar el audio correspondiente. Y que cada uno se forme su propio criterio, lo cual no es mucho decir después de escuchado lo que se escucha. Desde el obispado se señala también que se está indicando que la reclamación por compensación de daños debe ser parte del proceso y ha de constar en las actas para que el Tribunal la tome en consideración.
Sin embargo, ese mismo martes el denunciante, Javier Paz, confirmó en el programa Hoy por Hoy Salamanca de la Cadena SER que él sí recibió, y eso interpreta, esa propuesta de compensación monetaria a cambio de que no aireara las vergüenzas de la Iglesia, y este caso de abusos sexuales, ante la justicia ordinaria y los medios de comunicación.
Hoy jueves, el diario El País ha avanzado un poco más en la investigación y señala al prelado López por haber ocultado más denuncias de abusos sexuales a menores del cura de San Julián, Isidro López Santos, en las parroquias y los dos colegios donde desarrolló su labor. El periodo temporal abarca varias décadas: en la parroquia de San Julián y San Martín permaneció desde los años setenta hasta mediados de los noventa, y en San Pedro Apóstol, hasta 2003. Las s denuncias se remontarían al menos a los años noventa, según El País.
En febrero de 2015, el papa Francisco pidió a los obispos y responsables religiosos católicos en todo el mundo que no encubran los casos de pederastia, en una carta difundida por la Santa Sede y enviada A los presidentes de todas las conferencias episcopales, a los superiores de institutos de vida consagrada y de las sociedades de vida apostólica. En ella, instó Francisco a los obispos a garantizar la seguridad de los menores en las parroquias, que deben ser “casas seguras” para las familias, y les recordó que “no hay absolutamente lugar en el ministerio para quienes abusan de los menores”. En el caso de la conferencia episcopal española se eligió recientemente como presidente de la comisión creda para la prevención de la pederastia al obispo de Astorga, que encubrió casos en su diócesis, como si los respetables monseñores de la conferencia española se hubieran pasado la carta del pontífice por el palio.

                    DdA, XV/4.000