lunes, 1 de octubre de 2018

UN IMPUESTO A LA BANCA, SÍ, ¿PERO QUÉ HACEMOS CON LA IGLESIA?


Lazarillo

Ana Pastor, que parece entrevistar de carrerilla a quienes acuden a su programa en La Sexta, reiterando en ocasiones hasta la saciedad cuestiones que sobradamente han sido respondidas por sus invitados en otros medios y dejando en el tintero otras, tuvo ayer en El Objetivo a Pablo Iglesias. A Pablo Iglesias se le pueden hacer muchas y buenas preguntas, por ser uno de los líderes políticos sobre los que no cabe ninguna duda acerca de su excelente formación académica, así como sobre sus aptitudes políticas. Que este Lazarillo recuerde, nunca hasta la fecha se le ha hecho a Iglesias en televisión una interviú inteligente y a fondo, que de seguro daría mucho de sí en todos los sentidos, humana, intelectual y políticamente. ¿Extraña tanta ineptitud? ¿O es que vale más no entrar a fondo en un político que sí lo tiene, no vaya a ser que convenza? La de ayer, una vez más, fue una entrevista que dejó sin plantear el asunto de la iglesia católica. Sin embargo, Iglesias hubo de contestar por dos veces la  pregunta que Pastor le hizo respecto a la subida de las pensiones con arreglo al IPC y al impuesto a la banca, cuyo rescate nos ha costado a los ciudadanos 60.000 millones de euros. ¿Por qué la incisiva doña Ana no le preguntó a Iglesias por los 11.000 millones anuales que recibe la iglesia católica en España, por las inmatriculaciones y el impuesto de bienes inmuebles (IBI) que no paga esta privilegiada institución?


DdA, XV/3968