jueves, 11 de octubre de 2018

ES DE SUPONER QUE EL CONCEJAL MANUEL DEL CASTILLO NO ES UN TARUGO


Félix Población

A lo largo de estos cuarenta años de democracia borbónica, en la que este país ha sido gobernado por un partido afín al viejo régimen y por otro que, partiendo de sus raíces republicanas, no ha tenido en cuenta la memoria enterrada en fosas sin nombre de quienes defendieron la legalidad democrática de la segunda República hasta pasados casi treinta años desde la muerte del dictador, se han dicho por parte de los representantes del partido conservador muchas barbaridades. 

De hecho, el Partido Popular cuenta actualmente con un líder de dudosa formación académica que ha despreciado públicamente a las víctimas del régimen franquista, después de haber disfrutado de otro que presumió de no haber concedido una sola subvención para que los familiares de esas víctimas las enterrasen con la debida dignidad, propia de cualquier régimen democrático. 

Pues bien, creo que un concejal del Partido Popular en Gijón ha superado estos días el necio y sectario calibre de todas esas manifestaciones con una que rebasa el ámbito nacional para insertarse en el pasado nazi-fascista europeo, impulsor de la gran masacre de la Segunda Guerra Mundial, propiciada por los aliados del dictador Franco. 

Manuel del Castillo justificó ayer la abstención de su partido para rendir un homenaje a las víctimas asturianas del campo de concentración de Mauthausen, en su mayoría republicanos derrotados por las tropas franquistas en la Guerra de España: De nada sirve levantar historias que ya pasaron y que no interesan nada a nuestra generación y menos a la de nuestros hijos, espetó como respuesta a la iniciativa de Xixón sí puede

Cabe suponer que don Manuel no es un tarugo, privado de formación y saberes, por haber dicho eso, así que lo más probable es que, al decirlo, tenga algún interés en que la memoria que supuso aquella resistencia al nazi-fascismo, con su consiguiente victoria, no contribuya a servir de ejemplo a las jóvenes generaciones. Si siempre es grave una opinión de ese tenor, mucho más lo es ahora, cuando florecen tendencias similares a las de los años treinta del pasado siglo, de las que el partido de ese concejal debería -antes que parecerse- renegar explícitamente.

Nota: El Partido Popular se ha disculpado después por estas declaraciones de su concejal, pero sin que al susodicho se le hubiera impuesto sanción o expediente alguna.


DdA, XV/3978