jueves, 18 de octubre de 2018

EL PERFORMANCE DE LA FACUNDA MONSTSERRAT


Félix Población

Se está repitiendo con la doble derecha en la oposición lo que la única derecha hizo después de perder por belicosa (invasión de Irak) y falaz (masacre del 11-M) las elecciones de 2004: el mal perder democrático. 

Por suerte en esta ocasión, y por haber acabado el Gobierno de Zapatero con ETA, el Partido Popular no tiene a mano de su torpe, manida, airada y fatua retórica parlamentaria el terrorismo como herramienta electoralista, después de haberlo esgrimido tan deplorable y miserablemente contra aquel Gobierno. Algún día habrá que hacer memoria de eso. 

Ahora, pasada la nefasta etapa del chulesco portavoz Rafel Hernando, al Partido Popular le toca la de la facunda Dolors Montserrat, ex ministra que fue de sanidad, cuya verbosidad microfónica puede llevarla a intervenciones parlamentarias tan despendoladas  y erráticas como la de ayer, cuyos efectos son perceptibles en sus compañeros de bancada. 

Lo que le dijo a la viceporesidenta del Gobierno fue tal que así: Tienen a las prostitutas desconcertadas. La señora Valerio [ministra de Trabajo] dice que son un gol por la escuadra, la señora Delgado [ministra de Justicia] es defensora de sus servicios y sus compañeros socialistas andaluces frecuentan con dinero público la prostitución. Y usted, como ministra de Igualdad, andaluza y vicepresidenta, ¿a quién apoya?, ha dicho Montserrat. »Usted está completamente descoordinada. No sabe cuál es su sitio ni en el Gobierno ni en un besamanos, añadió antes de pedirle a Calvo que coordine su Gobierno, Waterloo, la lancha de Galapagar y la herriko taberna». 

Inmejorable la respuesta de Carmen Calvo: ¿Ha sido una performance, no? Lo suyo es lo mejor que conozco como política cultural del PP. Celebremos, por cierto, el retorno de la Filosofía -anulada por el Gobierno de ese partido- a los colegios e institutos. Es una materia que ayuda a reflexionar, ahora que todo el mundo "hace reflexiones" con tan poco seso como las que han llevado a la facunda Montserrat a protagonizar tan errática intervención en el Congreso.

                          DdA, XV/3985