miércoles, 5 de septiembre de 2018

WILLY TOLEDO Y EL CAGAMENTO DE CHIGRE

Goti del Sol

Willy Toledo me parece un tipo tridentino, un personaje que ejerce permanentemente de martillo de herejes con un rigorismo que le asemeja a un caballero de la mano en el pecho izquierdista. En estos días sufre la persecución de la justicia, que pretende encarcelarlo tras la denuncia de unos leguleyos autocalificados, a mi entender impropiamente, como cristianos. 
Esto nos asemeja a esos países en los que rige como norma jurídica suprema la doctrina emanada de otro de esos libros que recoge y propaga la verdad absoluta. Convendría avisar al ayatolha que dirige la operación, a los meapilas que denuncian y a los covachuelistas que legislaron tamaña barbaridad, que en los chigres asturianos, sidra mediante, las expresiones altisonantes acerca de un supuesto creador son moneda de cambio. Claro que, si se emprendiesen medidas contra los vocingleros astures, la cosa sería harto complicada de llevar adelante. Es posible que no exista suficiente número de corchetes y grilletes para detener a tanto personal.
Uno trata de enfocar este tema desde la ironía, pero no puede sustraerse al bochorno de vivir en un lugar en el que suceden estas atrocidades y al miedo que le produce observar el avance de las posturas integristas más perniciosas.


DdA, XIV/3944