martes, 25 de septiembre de 2018

VILLAREJO COMO FUENTE Y UN DIGITAL RECIÉN NACIDO COMO MEDIO A PUBLICITAR


Lazarillo

Los errores de Pedro Sánchez con dos de sus carteras y las sendas dimisiones de sus respectivos ministros, ha facilitado la operación acoso desencadenada por la derecha. El último capítulo de esta estrategia por parte de Ciudadanos y el Partido Popular ha tenido por fuente un tipo muy poco fiable y turbio como el ex comisario Villarejo, que desde hace casi un año está en la cárcel por delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales en el marco de la denominada Operación Tándem.
Con motivo de una comida de celebración por la medalla que se le concedió a este individuo (Medalla al Mérito Policial  con Distintivo Rojo, que conlleva una pensión vitalicia equivalente al 10% del sueldo base, concedida por el gobierno de Zapatero), y que tuvo lugar en octubre de hace nueve años, se reunieron a la mesa de un prestigioso restaurante una serie de personas entre las que estaba la entonces fiscal de la Audiencia Nacional y hoy Ministra de Justicia, el juez Garzón y algunos mandos policiales. Probablemente a los postres, y gracias a un dispositivo de grabación -leo en Moncloa.com- que el comisario Villarejo activó minutos antes de llegar al restaurante [¿con qué objeto?], el hoy presidario pudo obtener el material que el pasado lunes sirvió a ese desconocido medio de reciente aparición y cabecera un tanto peculiar para que Ciudadanos y el Partido Popular exijan la dimisión de la ministra. 
Si no fueran manipulados esos audios, es indudable que la ministra debería tomar ese decisión, pero tengo la impresión de que ni la fuente ni el medio son fiables, y que Dolores Delgado puede tener razón cuando dio explicaciones esta mañana. La fuente no es fiable porque no lo es en absoluto quien ofrece la información. El medio, tampoco, porque me huelo que pretende epatar más que informar, a modo de exitosa y sonada aparición ante el público, y porque se le nota de qué pie cojea. Observen además lo que reza en la cabecera de Moncloa.com: Política, poder, pasión. Y reconsideren la llamada al lector que ese medio hace para dar noticias: Cuéntanos todo. Nos encanta escuchar maldades. Abundaremos en ello porque la información no es eso.


DdA, XV/3962