jueves, 6 de septiembre de 2018

POR UN CAMBIO "ESFUMADO" EN LA ZONA NORESTE DE OVIEDO

La imagen puede contener: cielo, césped, exterior y naturaleza

Joaquín Álvarez

El 4 de agosto de 2015, tras un mes de trabajo de campo, Pedro García Pato y yo entregamos un resumen, recogido en 54 paginas, que llevaba por título Estudio sobre la zona Noreste de Oviedo. Pasado, presente, futuro....Oviedo, la capital del Cambio. Las motivaciones del estudio tenían como finalidad la racionalización del gasto, el final de los privilegios, el rescate ciudadano, la ética-política, etc. Confiábamos en que a partir de entonces se acabasen los excesos económicos, los fastos, las obras faraónicas que nadie pedía ni necesitaba,etc.,etc. Y esperábamos que aquel documento fuera un trabajo útil para que nuestro Ayuntamiento repartiera la riqueza realmente existente de forma igualitaria y democrática. Finalizábamos el estudio diciendo que quienes participamos en la elaboración de aquel trabajo lo hacíamos entre otras cosas porque creíamos en el compromiso social, en el sentido de lo comunitario, en que sin lucha social no hay progreso democrático y finalmente por nuestra vinculación emotivo-personal con la zona. Pedro nació en el barrio y yo vivo allí desde 1.974.
Sobre el Orfanato Minero hablábamos de las modernas residencias Clavería y El Bosque, de la Residencia-Albergue Manuel Llaneza, de la residencia juvenil Santa Bárbara y del resto de instalaciones como las aulas y talleres debidamente equipados donde se imparten cursos. También, de las instalaciones deportivas que permiten su alquiler, del campo de fútbol-7 con luz artificial y vestuarios, del pabellón polideportivo cubierto, etc.

Concluíamos el trabajo diciendo "A nuestro entender este excelente complejo es el gran desconocido para nuestro barrio que se podría beneficiar de sus instalaciones principalmente las deportivas mediante acuerdos que permitan el uso y disfrute de equipos como Pumarín, Grujoan, Covadonga, etc.
Desde aquel 4 de agosto nunca mas supimos de la suerte de aquel estudio que pensamos se esfumó 'como el humo de puntillas'.

DdA, XIV/3945