domingo, 30 de septiembre de 2018

PARA QUE LOS NIÑOS NO SE SUICIDEN EN LESBOS

COLABORA CON TU FIRMA


Una señora de más de 80 años me contó cómo se había metido en una patera sabiendo que podría morir. Ahora estaba allí, lejos de su casa y sin saber si volvería alguna vez... También hablé con arquitectos, con profesores, con albañiles. Todos tenían su vida hecha y tuvieron que salir corriendo, y decían que ahora sin sus trabajos se sentían inútiles. Había muchos niños pequeños, y mientras jugaba con ellos, me preguntaba por su futuro… ¿hasta cuándo tendrán que quedarse aquí?
Me llamo Isa y tengo 38 años. En 2016 estuve como voluntaria en un campo de refugiados de Grecia. Y aunque de ello han pasado ya dos años, lo que vi allí no se me va de la cabeza. Y menos ahora que leo en las noticias que en el campo de refugiados de Moria (Lesbos) hay niños pequeños que incluso se están intentando suicidar. ¿Cómo tiene que estar sufriendo un niño o qué clase de cosas estará viendo para pensar en quitarse la vida?
Ahora mismo en el campo de Moria están hacinados. Donde cabrían 2000 personas están malviviendo 7000, según datos de Acnur. Hay constantes escenas de peleas y de violencia, y los niños están viendo cómo se matan unos a otros. Falta higiene, falta agua, faltan médicos… la situación es cada vez más grave. Y si nadie hace nada por evitarlo, irá todavía a peor.
Por favor, firma para pedir al Parlamento Europeo que tome medidas urgentes para garantizar la seguridad de las personas que están hacinadas en el campo de Moria, especialmente los niños.
Y que no separen a las familias entre sí. En los meses en los que estuve en Grecia viví el drama de las separaciones de padres con sus hijos. Por favor, lo que están viviendo ya es suficiente como para encima ponérselo más dificil. Asegúrennse de que las medidas que toman no servirán para separarlos.
En un reciente comunicado lanzado por ACNUR, empleados en el terreno alarman "por las absolutamente inadecuadas instalaciones sanitarias, por los altercados entre comunidades frustradas, por el incremento de los niveles de las agresiones y acoso sexual y la creciente necesidad de atención médica y psicosocial".
Las niñas y mujeres no van al baño de noche si no es acompañadas, porque tienen miedo de que abusen de ellas. Habría que empezar por iluminar mejor las zonas de aseo y aumentar la presencia policial, especialmente de mujeres policías.
Por favor, no podemos mirar para otro lado. Tenemos que firmar para pedir al Parlamento Europeo que tome medidas urgentes.

FIRMA AQUÍ