martes, 18 de septiembre de 2018

LA IGLESIA "DEBE" AL AYUNTAMIENTO DE SALAMANCA CASI UN MILLÓN DE EUROS AL AÑO POR NO PAGAR EL IBI


Félix Población

Estos día hemos sabido que el Gobierno ultima el listado de bienes de dominio público que la iglesia católica inscribió a su nombre, a partir de la reforma de la Ley Hipotecaria llevada a cabo por Aznar en 1998, y sin necesidad de más documento acreditativo que la la palabra de dios (esto es, su propia palabra). La cifra de inmuebles podría rondar los 40.000. 

Bien traída, por lo tanto, la comparanza de Jesús Bastante cuando cita en su artículo en eldiario.es los Evangelios  y el caso de Judas Iscariote, que traicionó a Jesús por 30 monedas de plata. Le faltó añadir que fue Jesús quien también echó a los mercaderes del templo. Fueron asimismo 30 monedas, en este caso de euro, el único coste que, entre 1998 y 2015, tuvieron los obispos de una treintena de diócesis para inmatricular a su nombre algunas de las catedrales españolas más importantes que, desde hacía décadas, habían pasado a formar parte del Tesoro Artístico Nacional y de cuyo contenido nos hablan los libros publicados últimamente por Julio Llamazares, enamorado del recuerdo que en su niñez sembró la visita a la catedral de León. 

La aludida reforma de la ley hipotecaria del primer Gobierno de Aznar vino a ser una suerte de compensación a la incorporación de dichos bienes al patrimonio general, llevada a cabo por el Gobierno republicano de Niceto Alcalá Zamora en 1931. Sólo entre la Mezquita de Córdoba y la Giralda de Sevilla obtiene la iglesia católica hasta treinta millones de euros al año por el cobro de entradas para visitar una y otra, según escuchamos el pasado viernes en La sexta noche. Añadamos a eso las execciones fiscales de las que disfruta esa institución, por gracia de los acuerdos firmados en 1978 y que le permiten estar exenta de pagar el impuesto de bienes inmuebles (IBI) que paga todo propietario en este país.

En ese informe difundido por La Sexta me resultó especialmente llamativo, aparte del caso de una anciana deahuciada por el obispo predicador de una caridad de púlpito que olvida con sus feligreses, el del céntrico y extenso solar que ocupa en Salamanca el convento de San Esteban , donde está ubicado un hotel de lujo de cinco estrellos (hotel Palacio de San Esteban), según explicó en el programa el concejal Gabriel Risco de Ganemos Salamanca. ¿Cuántas decenas de miles de euros debería pagar la iglesia católica de IBI por todo el complejo Los Dominicos y cuánto deja de pagar el Palacio de San Esteban cuyas habitaciones rondan y superan los 200 euros por noche de estancia? ¿No debería dar a conocer el Ayuntamiento de la ciudad esos datos concretos, conocidos como se conocen los datos globales?

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca aprobó el pasado mes de junio  por unanimidad una moción por la cual se elaborará un informe técnico que valore la posibilidad de permitir el cobro de tributos municipales a inmuebles que a día de hoy se benefician de exenciones fiscales y en los que se desarrollan actividades lucrativas como la mencionada. Y es que hay hoteles que burlan el pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) con complicidad de la glesia al estar  localizados en sus terrenos. 

En la actualidad, hay entidades u órdenes vinculadas a la iglesia católica que se acogen a lo establecido en los acuerdos con el Estado y a la aplicación de la Ley del Mecenazgo (Ley 42/2002), para eximirse del pago de tributos municipales, y que con carácter general se suele conceder. Del mismo modo sucede también con fundaciones u otras entidades similares, que se acogen a lo establecido en la ley aplicable para eximirse del pago de los impuestos municipales.

En total, según datos oficiales facilitados en 2015, el Ayuntamiento de Salamanca dejó de ingresar, en concepto de cuota tributaria del IBI, hasta 923.353’16 euros por los bienes inmuebles de la Iglesia Católica, 392’49 de otras confesiones religiosas y 2.251.435,08 en aplicación de la Ley de Fundaciones. En total, 3.175.180’57 euros, casi el diez por ciento de la recaudación prevista para este año 2018 por el IBI a las familias contribuyentes.

Es indudable que si la iglesia no gozara en esta ciudad de esos privilegios nacional-católicos propios del viejo régimen, Salamanca podría estar a más la altura de una capital Patrimonio de la Humanidad, con mayor pujanza económica y desorrollo social y cultural. Carente de esos estímulos, Salamanca es la tercera ciudad de España que más habitantes ha perdido, por detrás de León y Cádiz: más de 14.000 en los último cuatro lustros.
Oremos.

PS. La iglesia cobrará por ver el Pórtico de la Gloria tras salirle gratis su costosa restauración.


DdA, XV/3955