viernes, 13 de julio de 2018

MUSAFIR: LA MÚSICA DE LOS GRANDES VIAJES, DEL MEDIEVO AL RENACIMIENTO

Félix Población

Ayer tuvo lugar en Gijón, dentro de la vigésimo primera edición del Festival de Música Antigua que se celebra cada año por estas fechas, uno de los conciertos más singulares e importantes de los que se hayan celebrado en esta ciudad: Musafir, viajeros medievales, con músicos pertenecientes a DeMusica Ensemble, Todos los tonos y ayres, y Veterum Mvsicae respondió plenamente a las expectativas del público que abarrotó una vez más el centro de cultura Antiguo Instituto Jovellanos. 

Sorprende tanto como abochorna que un evento de estas características no hay merecido referencia alguna en los medios de comunicación, donde tanto se publicitan otros eventos y festivales, ya sea de la cerveza, el cachopo o la sidra a culinos. Musafir es un proyecto intercultural y multidisciplinar sobre las grandes rutas comerciales y de exploración en la Edad Media y el Renacimiento.  Estos viajes y la confluencia entre las muy diversas culturas se reflejaron a través de diversas manifestaciones musicales, a modo de encuentro y diálogo. 

El magnífico concierto al que asistimos en Gijón sigue el camino de cuatro grandes viajeros como Benjamín de Tudela, Marco Polo, Ibn Battuta y Zhèng Hé, para de ese modo indagar sobre la música que debieron encontrar y escuchar en el transcurso de sus dilatada rutas y a lo largo de un amplio ámbito geográfico y temporal que arranca desde el Bajo Medievo para llegar al Renacimiento, y va desde Al Andalus hasta China, del Extremo Oriente al este de África.

Para tal fin han coincidido en este loable empeño: Veterum Mvsicae, que ha buscado en el pasado el legado de los trovadores occitanos, los versos de los poetas anónimos andalusíes, las piezas instrumentales del medievo y el renacimiento español, así como las hechizantes y evocadoras melodías de Asia Central, y los atávicos ritmos de la vieja Europa. 
Todos los Tonos y Ayres es un grupo especializado exclusivamente en el estudio e interpretación de la música antigua china, primera agrupación de nuestro país de estas características. El grupo parte del convencimiento de que la inclusión de la música antigua china en los circuitos de música histórica puede ser una iniciativa pionera y enriquecedora por la belleza y abundancia de sus obras musicales, la existencia de innumerables colecciones que las compilan, o la sistematización de los tratados teóricos por parte del Departamento Imperial de Música a lo largo de dos mil años. China cuenta con un abundante material teórico y práctico que permite realizar una reconstrucción rigurosa de la vida sonora del Imperio Celeste y el contexto histórico en el que se desarrolló.El nombre Todos los Tonos y Ayres nace con este espíritu integrador, tomado del término zhugongdiao 诸宫调, un género que surge en China a finales del siglo XII como un espectáculo musical, narrado y cantado, en el que se alternaban diferentes formas musicales.
DeMusica ensemble es un consolidado grupo vocal femenino dedicado a la música antigua, centrado, sobre todo, en la interpretación de repertorios de la Edad Media, Renacimiento y Barroco. Ganadoras en abril de 2010, del primer premio en el IX Concurso Nacional de Música de Cámara “Francisco Salzillo”, en la categoría de Agrupación Vocal Camerística. Tiene su sede en Murcia. Creado en 2009, por su directora, la musicóloga María Ángeles Zapata. Dado que es un grupo vocal femenino, esto les permite abarcar ciertas obras compuestas, o adaptadas, para este tipo de voces, y explorar interpretaciones que hasta ahora no se han llevado a cabo dentro del panorama musical. DeMusica Ensemble tiene entre sus sus fines investigar, interpretar, difundir y promocionar la música compuesta y/o interpretada por mujeres. "Queremos aportar nuestro pequeño impulso y trabajar para conseguir el reconocimiento de la mujer en el ámbito musical y cultural". En 2016 han grabado un disco con su programa “O clarissima mater: Conventos femeninos, monjas compositoras”, dedicado íntegramente a mujeres compositoras”.

El inolvidable concierto ofrecido ayer en Gijón siguió el siguiente programa (convendría evitar en lo posible por parte de los organizadores sonidos ajenos procedentes de otras dependencias del centro, tal como ocurrió ayer):
Viajeros y Peregrinos. Viaje espiritual:
Petron ke Pavlon (himno bizantino)
Non sofre Santa Maria (Cantiga 159, Alfonso X “el Sabio”), cantiga

A tierra Santa, Jerusalén. Sones de Sefarad y Rabi Benjamin de Tudela (1130-1173):
El Rey de Francia (romance sefardí)
Mi visto mi amado (Moaxaja de Egipto)
Baharí (Persia) 

De Italia a Mongolia, viaje de Marco Polo (1254-1324):
Troppo perde il tempo (de Laudario di Cortona)
Saltarello II (de Manuscrito de Londres, s. XIV)
Ave Donna Santissima (de Laudario di Cortona)
Curcuna (danza de Armenia)

Aventuras de Ibn Battuta (1304-1368). Un viaje de 30 años:
Twichia rasd (danza andalusí)
Camello blanco (Corte del Khan de Chakhar, dinastía Yuan del Norte, 1368-1635)
Huseyni saz samaí (danza otomana)
Çokertme (danza de Tràcia)

Zheng He (1371-1433). El Almirante de la Gran Armada China:
Pieza nº 3 (del Manuscrito de Dunhuang, s. X)
Li Sao (del Manual de los misterios de maravillosos, s. XV)
Raftam Dari (Persia).
Corcel negro (pieza de corte de la dinastía Yuan del Norte, 1368-1635).

Tributo a los viajeros Medievales:
Ya Achiquin (andalusí) / Por que nós ajamos (Cantiga 9, Alfonso X “el Sabio”) / Por la puerta yo pase (sefarad)
Laude novella (de Laudario di Cortona) / Pieza tradicional de Mongolia Interior.


Intervinieron, bajo la dirección conjunta de Aziz Samsaoui (kanun, ud, saz):
Abigail Horro: guzheng, morin juur, arpa, flautas de pico, voz
Rubén García: erhu, dizi, sheng, khoomei, flautas de pico, voz
Eva Sánchez: Cantus I
Mª Ángeles Zapata: Altus I
Pilar Almalé: viola medieval
Kaveh Sarvarian: ney, tombak, voz
Juan Francisco Ballestero: gaitas, vientos
Oussama Samsaoui: rabel, fídula
Luis Vives: percusiones 


Podrán celebrarse muchos y buenos conciertos en la ciudad de Gijón  -durante la edición de este año del Festival de Música Antigua lo hemos vuelto a comprobar-, pero creo que la singularidad de este por la diversidad de su contenido, la calidad interpretativa de los músicos y la entidad, variedad y particularidades sonoras de sus instrumentos será difícilmente superable, aunque en las hemerotecas no quede constancia del paso de Musafir por la ciudad. Echamos en falta, como único reproche, que no se nos ilustrase algo más sobre las peculiaridades de algunos de los instrumentos, cuya sonoridad en todos los casos es sumamente distintiva y llamativa.


DdA,XIV/3903