lunes, 11 de junio de 2018

LOS RELATOS MUSICALES DE JOSÉ LUIS TÉLLEZ


Félix Población

Siempre tuve al musicólogo José Luis Téllez (Madrid, 1944) por uno de los comentaristas de ópera y conciertos por televisión que con más amenidad, inteligencia y elocuencia nos han transmitido el fondo y la forma de la música llamada culta. De ahí que, cuando me enteré de la publicación de este libro suyo en la editorial Renacimiento, me interesara de inmediato por su lectura. No va a decepcionar al lector, sobre todo a aquellos que cuenten con unos mínimos conocimientos musicales, pues considero que para sacarle bien el gusto a este casi medio centenar de relatos son imprescindibles esas nociones. 
Tal como nos dice el autor, los primeros 24 textos fueron escritos en 1986, sin un propósito definido, agrupando intuiciones y reflexiones sobre la música que Téllez tenía en la cabeza desde hace tiempo. Algunas de esas historias fueron difundidas después en el programa radiofónico Música reservata, de Radio Clásica, y también en la revista Scherzo. Se llegó a publicar una preciosa edición artesanal muy reducida, a cargo del director del Conservatorio del Nalón, Manuel Paz, que muchos años después, en 2015, a raíz del estimulante impulso que supuso para el autor la opinión del compositor José María Sánchez Verdú sobre uno de esos relatos titulado Del origen y efectos de la música, hizo que Téllez  continuara la tarea literaria hasta completar los 47 que integran este libro. 
Se trata de historias cortas en su mayoría, de no más de tres o cuatro páginas, de las que destaco según criterio propio la ya citada, con la que termina el libro, las que se titulan El lenguaje de las flores, L'amorosa angelicata, El hombre de la música, Secretos del corazón y La hija del doctor, y la primera de las del índice, Las siete puertas de la música. Me han parecido igualmente magníficos el título y la portada del libro. "La música se manifiesta como una criptografía del diálogo secreto entre el sonido, el espacio y el tiempo, de modo que hablar de música y crear relatos acerca de la música es una forma de interpelar ese enigma inefable que diseña el trazado de su laberinto". 
Cuanto más se sepa de música, más podrán calarnos de interés las páginas literarias de Téllez, de quien nos gustaría leer algún día un libro de divulgación sobre los valores estéticos y humanísticos de la música clásica. Seguro que se lo agradeceríamos.


DdA, XIV/3874