viernes, 2 de marzo de 2018

FORGES, QUINI, LORCA...DEL COLOR DE LA NIEVE




Fulgencio Argüelles 

Así amaneció mi pueblo, así amaneció mi casa. El mundo amaneció hoy para mí de esta manera. No sé qué tiene el blanco que nos ensancha por dentro, nos estremece, nos deja los sentimientos en carne viva. No creo en otros mundos diferentes a éste. No creo que exista un cielo, pero, si existiera, habría de ser necesariamente blanco, tan blanco como este pueblo mío de hoy amaneciendo, porque el blanco es el color y el sentir de la gente buena. El blanco es el color de Forges, y el de Quini, y el de mi padre, y el de mis amigos que se fueron. Esta mañana siento que mi memoria está cubierta de nieve. La nieve del alma tiene copos de besos y escenas que se hundieron en la sombra. Así lo decía Lorca, que también era un hombre del color y del sentir de la nieve...

DdA, XIV/3783