domingo, 28 de enero de 2018

UN TESTIMONIO DE MAUTHAUSEN-GUSEN PARA PALOMA ADRADOS


Lazarillo

Hace unos días leímos esta información en Eldiario.es: En el acto con que la Asamblea de Madrid, el parlamento regional de la comunidad autónoma, homenajeará a las víctimas del nazismo no habrá espacio, paradójicamente, para recordar los nombres de los madrileños que fueron deportados a campos de concentración nazis. Su presidenta, Paloma Adrados (PP), ha rechazado la petición que le había realizado en este sentido la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). Esta organización había solicitado oficialmente que, durante el acto que se celebrará en la Asamblea a finales de mes con motivo del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, se leyeran los nombres de los más de 500 vecinos de localidades de la Comunidad de Madrid que acabaron en lugares como Mauthausen, Buchenwald, Dachau, Ravensbrück o Auschwitz. Adrados no lo ha visto apropiado.
Hoy hemos leído este testimonio de un superviviente republicano del campo de concentración de Mauthausen-Gusen, donde fueron encerrados 7.532 ciudadadanos españoles, de los que fallecieron 4.816: 
"Los inválidos republicanos españoles recibían la mitad de la comida por no ser productivos y fue en ellos donde más se cebó la crueldad de los nazis. Por la noche se sacaban unos 150 a la intemperie, desnudos en pleno invierno y sin alimento, encargándose la naturaleza el resto, apareciendo la mitad de ellos muertos. Las vejaciones y el sadismo llegaron a tal punto que muchos prisioneros se suicidaban lanzándose contra las alambradas electrificadas y los nazis sacaban fotos para justificar sus crímenes hablando de intentos de fuga". Santiago Raga Casanova

DdA, XIV/3757