domingo, 21 de enero de 2018

RAZONES PARA HABLAR ASTURIANO

Lazarillo

En cierto modo, este Lazarillo se ha sorrpendido después de leer esté artículo de Nacho Fonseca, a quien no tiene el gusto de conocer, porque de principio pensaba que al estar escrito todo su texto en asturiano podría dar lugar a que no entendiera todas las palabras que lo componen. Vivo desde hace mucho tiempo fuera de Asturias y mi vínculo más afincado con el asturiano se remonta a los años de mi niñez, ya bastante lejana. Pues bien, pocas, muy contadas han sido las palabras que desconozco del escrito de Fonseca, tan contadas que me sobran los dedos de una mano. Tal como se dice en el artículo, esa me parece razón suficiente para que el asturiano se conserve y utilice oral y gráficamente entre los hablantes de aquella región. En mi caso, han avivado mi memoria, algo que supongo les ocurrirá a todos aquellos que, aun no hablando ni escribiendo en asturiano, tenemos en ese texto asumida una parte de la cultura que bebimos y, por lo tanto, forma parte de lo que somos. Sería negarnos a nosotros mismos renegar de lo que comporta el entendimiento de ese artículo. Si negamos lo que somos, sólo hace falta que seamos lo que quieran. La cultura consiste sobre todo en ser.
 Teodoro Cuesta, uno de los grandes poetas en asturiano

Diz que nun tien fame – El mio fíu mancóse nun deu – Esi rapaz ye fatu – El nuestru vecín yá ye vieyu – Fartuquéme de llamate y nun tabes – So güela fízo-y un caldín – Esi neñu lo que ta ye refalfiáu – Tán tol día glayando - Tien-yos mieu a les curuxes – Tien tol día a la fía en cuellu – Nun fai falta llevá-ylo – El rapacín esguiló pela figal – La rapaza yera curiosina – Va cuantayá que nun vien a veme – El so mozu ye un fartón – Dio-yos un buen emburrión – Prendiéron-yos fueu a les fueyes – Regaló-y un pitín al so afiáu – Impórta-yos poco lo que faigo – Préstenme les tos palabres – Tien los güeyinos cerraos – Nel prau de la fiesta había xente a esgaya – Ye ruin como una xiblata – En comiendo voi echar un pigazu – Yera un rapazón roxu – Ficiéron-y dañu les parroches – Esi gatín nun para de miagar – Tuvo orbayando tol día y de tarde abocanó - Compré-y a la mio fía un paragües encarnáu – Fizo un furacu en suelu col palu – Los gochos nun saben xiblar – Esperólu sentáu nun bancu – Diéron-ylo nel mercáu – La pescal ta ensin piescos esti añu – Convidélu a una pinta en chigre – Fai un airín mui prestosu – Tuvieron charrando un cachín – El mio xenru trabaya en Xixón – Aformigáronseme les manes – Toi plasmáu de lo que medró´l to sobrín – Nun-y faigas casu, nun diz más que babayaes – Anda de cayáu pola vieyera – A los rapazos namás-yos presta la folixa – El secretariu yá ye vieyu – Nun sé qué-yos pasó que taben engarrándose – Salúdola, pero ella ponme focicu – Trabayó tanto que ta frayáu – Nun trai calcetos y tien los pies xelaos – A la so muyer nun-y presten los xareos – Menos mal qu’escalecí, taba xeláu – Dame un migayu de quesu que toi esfamiáu – Yes de miel y cómente les abeyes – El to vecín paezme un poco enchipáu – Taba pescando xardes y enguedeyóseme’l sedal – Tien les oreyes como un carámpanu – El xalé que fizo ye mui soleyeru –
Si usté entendió la gran mayoría d’estes frases, seguro que ye un buen conocedor de la llingua asturiana y igual usté nun lo sabía. Si amás d’ello les usa na so vida diaria felicítolu, porque ta contribuyendo a conservar la nuestra cultura, y a que nun muerra una llingua que tien mil años de vida. Salú.

DdA, XIV/3751