martes, 12 de diciembre de 2017

PALESTINA SE MUERE CON LOS PALESTINOS DENTRO

Aunque mi apreciado amigo Colis utilice como última frase de este artículo o post la que me sirve como titular para insertarlo en DdA, este Lazarillo hubiera empleado para el caso el verbo matar, tan de uso y abuso por las dos partes en conflicto, aunque infinitamente más por parte del estado de Israel, cuyas armas no son piedras sino balas, y sus arremetidas han sido en tantas ocasiones verdaderos infanticidios de los que algunos guardamos memoria, pero pocas veces se recuerdan en los medios de comunicación. Hartos de leer que los palestinos "resultan muertos" por el ejército israelí, no comparto decir que Palestina se muera, estimado Octavio. A Palestina la matan con los palestinos dentro, ante la impotencia de la ONU y la pasividad o indifrencia de la comunidad internacional. La historia algún día volvera a sentir vergüenza y rabia ante otra página más de exterminio, ejecutado sin prisa pero sin pausa a lo largo de años y años de acoso y derribo.




Octavio Colis

En la época que fui consultor de la UNESCO para la Causa Palestina (década de los 90), había tres temas claves para el debate político en pos de la normalización de las relaciones palestino israelíes en los TTOO. El primero eran los exiliados (cupo de regresos de los exiliados), los refugiados en campamentos de la UNRWA (expulsados de sus hogares en Palestina por Israel y confinados en campamentos inhumanos por generaciones), y los prisioneros palestinos sin delitos de sangre en las cárceles israelíes; el segundo era el traspaso de competencias a la ANP, y el tercero era el mantenimiento de Jerusalén como ciudad abierta, con Tel Aviv como capital de Israel y Rammallah como capital de Palestina. Esto nos parecía esencial. Había un asunto emergente que reclamaba atención inmediata, la implementación del muro del apartheid que pretendían los israelíes, que dividiría a los palestinos tras un muro cruel tan caprichoso como arbitrario. En este tema había palestinos que creían que podría resultar eficaz para la preservación de sus territorios y el establecimiento de una vez de fronteras estables y reconocibles. Pero sobre todos los asuntos en expectativa de resolución, era el tema de los asentamientos el más importante. Los asentamientos y los colonos que los habitaban y habitan convertían y convierten la poca tierra palestina disponible en batustanes tipo sudafricano con los colonos como ejército de ocupación. Para los israelíes era y es tan sencillo como eso que vemos en la fotografía (tomada por Riad Malki) en la que aparecemos Gema Otero (expatriada de la ACCP) y yo junto a los restos de una casa palestina que había estado allí hasta hacía sólo unas horas, y la construcción veloz de un asentamiento de colonos judíos en terrenos palestinos. Poco a poco Israel se está quedando con todo, mientras la comunidad internacional mira para otra parte. A EEUU le interesa el mantenimiento del doberman en esos territorios, son los fieles guardianes de sus intereses coloniales y extractivos. Poco después de esa fotografía, tomada en 1996, nos reuníamos Riad Malki y yo en París con Vidal Beneyto. Ya entonces preveíamos que los acontecimientos proseguirían como están sucediendo. Sabíamos que sería EEUU quien decidiría que Jerusalén fuera la capital de Israel. Desafortunadamente no estábamos equivocados. Palestina se muere con los palestinos dentro.

DdA, XIV/3716