miércoles, 27 de diciembre de 2017

LAS LÁGRIMAS DE COMBATE DE BRIGITTE BARDOT Y EL CUNNILINGUS DE "Y DIOS CREÓ LA MUJER"

Brgitte-Bardot-Larmes-de-combat
Mercedes Arancibia

El 25 de enero de 2017 (25:01:2018) se pondrá a la venta el libro de la actriz francesa Brigitte Bardot titulado «Larmes de combat» (Lágrimas de combate), un «libro-testamento» que, ha dicho a la Agencia France-Presse (AFP), es «el balance de su existencia, de su lucha en favor de los animales y de su repugnancia» por la forma en que se trata a los animales en su país.
Para el editor de la obra, Plon, se trata de “un testamento animal” y una reflexión sobre la existencia y el combate de la autora.
La actriz, que hoy cuenta 83 años y fue un sex-symbol internacional en los años 1960/70, y que la segunda parte e su vida la ha dedicado a la defensa de los animales, en 2003 publicó «Un cri dans le silence» (Un grito en el silencio) –un libro controvertido que suscitó un gran polémica en Francia por sus ideas retrógradas en relación con las mujeres de las que piensa, como el título de una de sus películas, que no deben aspirar al poder sino limitarse a ser  “el reposo del guerrero”- ha anunciado que este será el último que escriba.
En este mes de diciembre de 2017 se cumplen 61 años del día en que Brigitte Bardot, quien entonces tenía 22 años, se convirtió en BB y en una “star” mundial con una sola película: “…Y Dios creó la mujer”, de Roger Vadim, entonces todavía su primer marido, en la que interpretaba a Juliette, una joven bellísima, ingenua y provocadora. Por primera vez en el cine, una mujer expresaba su deseo como hasta entonces solo o habían hecho los hombres.
Mientras BB se convertía en el modelo ideal para mucha mujeres occidentales, las asociaciones cristianas y los defensores de “la moral”, calificaban la película de “escandalosa” y conseguían que la censura cortara algunas escenas, entre otras un cunnilingus que en 2016 pudimos ver en la versión emitida por el canal cultural franco-alemán ARTE, y que en algunas localidades se prohibiera su exhibición.
En una entrevista concedida hace tiempo a la AFP, la actriz aseguraba que su peor recuerdo de entonces es “cuando se acabó la película y se acababa el sueño con mi divorcio de Vadim”. Lo cierto es que, durante el rodaje, se había enamorado de Jean-Louis Triintignant.
Para Roger Vadim (fallecido en 2000, a los 72 años), BB era “una chica de su tiempo, sin ningún sentimiento de culpabilidad, ni ningún tabú impuesto por la sociedad”. “BB no es Simone de Beauvoir  estima la historiadora del feminismo Françoise Picp, pero con su personaje libre, con su cuerpo libre,  ha hablado a la mujeres de esta época. Es una señal fuerte en un período de ascetismo”.

DdA, XIV/3729