domingo, 31 de diciembre de 2017

EL AIRE PODRIDO DE GIJÓN

La imagen puede contener: cielo, nube y exterior

 Lazarillo

"Al anochecer, una humareda cubre la zona del oeste gijonés. Así un día tras otro. Comisiones de estudio, reuniones, montes y morenas que nada solucionan mientras los ciudadanos siguen aspirando esa contaminación. Encima, se pretende que esta villa sea un referente turístico". Este Lazarillo suscribe lo que dice mi estimado amigo Goti del Sol, autor de la primera fotografía, y añade el mapa de contaminación europeo que se registraba el pasado 15 de octubre, a las catorce horas. Ese día, a esa hora, la ciudad de Gijón, pese a estar oreada por la brisa cantábrica, registraba el aire más contaminado por partículas desde Cádiz hasta Moscú. Superaba el de todos los Estados de la Unión Europea, países nórdicos y Rusia. Doblaba también los niveles de partículas de la capital de este reino en declive, aunque la capital de España estuviera en alerta por contaminación y con el tránsito rodado restringido. Únicamente el voto de los ciudadanos puede impedir que el aire siga estando podrido en aquella villa, que como señala Goti cifra su porvenir en el turismo porque, al parecer, no hay otro.

DdA, XIV/3734