jueves, 30 de noviembre de 2017

EL PAPEL CONSERVADOR DE LOS PERIÓDICOS EN PAPEL AQUÍ Y ALLÁ

Félix Población

La uniformidad en clave conservadora es una de las características de la prensa de provincias que todavía subsiste en papel. No sólo se parecen entre sí en este aspecto los cuatro periódicos de difusión nacional que se editan en Madrid y cuyas portadas, con cierta frecuencia, son tan similares que parecen dictadas al unísono por todo un único todopoderoso redactor en jefe, sino que esa misma circunstancia se da en la periferia en aquellas ciudades que cuentan con más de un diario. 

Se me ocurren a este respecto Gijón y Oviedo, por serme particularmente de interés la información de lo que allí ocurre. Es en este sentido flagrante la animadversión del diario La Nueva España hacia el gobierno tripartito del Ayuntamiento de Oviedo (Somos Oviedo, PSOE e Izquierda Unida), que además es ninguneado por el gobierno regional en los presupuestos del año que viene (de 70 euros por habitante ha pasado a 47 en 2018, casi la mitad de lo que recibe por vecino la ciudad de Avilés). 

Resulta auténticamente bochornoso el trato que en ese periódico se le da al gobierno municipal, a imagen y semejanza del que los medios más conservadores de Madrid deparan al que preside Manuela Carmena en la capital de este reino en declive. Tan es así, que el diario El Comercio de Gijón, sin ser para nada un periódico progresista, casi lo parece a lado de su colega al tratar los asuntos del municipio vecino. 

Pero si en Asturias encontramos ese panorama, sin otra alternativa en los kioscos, la ciudad de Salamanca purga –desde la desaparición del diario El Adelanto- la existencia de un único rotativo, La Gaceta, órgano oficioso del Partido Popular, que en ocasiones parece sentirse muy satisfecho de exhibir ese distintivo y condenar o eludir toda crítica que vaya dirigida al actual alcalde de la ciudad y presidente del PP en Castilla y León, al que Ignacio González implicó en la Operación Lezo. El nombre del primer edil de Salamanca aparece en una conversación interceptada por la Guardia Civil el pasado 24 de noviembre. En ella, los hermanos González comentan que a la mujer del expresidente de la Comunidad de Madrid 'le han prometido que le van a dar cuatro guarderías nuevas en Salamanca, de concesión municipal'.

Es especialmente denigrante la actitud de La Gaceta de Salamanca en lo que respecta a la mina de uranio a cielo abierto que la empresa Berkeley pretende abrir en Retortillo en un clima de creciente oposición vecinal. El rotativo ha cerrado sus páginas de opinión a quienes están en contra del proyecto, pero recibe a cambio pingües beneficios a costa de la idílica y masiva publicidad que le procura la multinacional. 

Hartos de esa prensa rancia y partidista, algunos jóvenes estudiantes han iniciado una campaña en contra de la trayectoria de este periódico, impropio de una ciudad que se honra de su cultura y saberes -según la Fundación muncipal así llamada y citada en el caso Lezo por el asunto de las guarderías-, y que el año próximo  conmemorará el octingentésimo aniversario de la fundación de la Universidad de Salamanca. 

“Nos parece estupendo que los políticos del PP tengan su órgano de expresión -leemos en esa campaña de firmas-, pero queremos que lo digan a las claras. Que lo digan: "miren, pues es verdad, somos todos del PP y hacemos un panfleto facha, casposo y un poco catetillo, y nos da igual lo que penséis porque total gobernamos en todos lados". Ah, y también nos gustaría que pasara a denominarse LA FACHETA DE SALAMANCA porque nos parece más gracioso". 

DdA, XIV/3706