martes, 7 de noviembre de 2017

CATALUNYA EN COMÚ DECIDIRÁ EL PRÓXIMO GOVERN

ERC gana pero sin asegurar la mayoría soberanista y con participación récord
Félix Población

El sondeo demoscópico publicado días atrás por el diario La Vanguardia plantea una situación en Cataluña para después del 21 de diciembre que difiere substancialmente de la que teníamos hasta ahora, pues el bloque independentista perdería la mayoría de la que gozaba en el Parlament. 

Los partidos de Junts pel Sí (Esquera Republicana PDCat, y CUP)  no pasarían de los 66 escaños, dos menos de los requeridos para formar mayoría, en tanto que los partidos constitucionalistas (Ciudadanos, Partido Socialista de Catalunya y Partido Popular) se quedarían en 57. La encuesta se realizó entre los días 30 de octubre y 3 de noviembre, y en el transcurso de las fechas siguientes podría ser susceptible de algunos cambios –dado el celo inquisitorial del gobierno central-, pero no es probable que sean muchos en el discurrir de las próximas semanas, a menos que desde Madrid se insista en los errores conducentes a hacer del ex president de la Generalitat y sus ex consellers mártires de la causa, tal como ellos mismos anhelan. 

Visto con la perspectiva de esa encuesta, le va a tocar a una formación menor en Cataluña decidir el próximo govern de la Generalitat. Esa formación va a ser Catalunya en Comú, que podría perder dos diputados de los once obtenidos en 2015 por Catalunya sí es pot, por debajo incluso de los que pueda lograr el Partido Popular, como consecuencia de la estrategia errónea o ambigüa mantenida por algunos de sus integrantes en los dos últimos meses del conflicto catalán, con una crisis manifiesta en Podem. 

Resulta curioso que siendo Catalunya en Comú la formación política que mantiene y defiende en su programa la necesidad de convocar un referendo pactado y con garantías, una opinión que en Cataluña defiende una gran mayoría de la población, hayan podido más los errores de estrategia de los últimos meses que ese criterio para situar a esa formación por debajo del PP. 

En todo caso, su papel va a ser decisivo para el próximo govern, y de la manera de decidirlo va a depender también el porvenir de Podemos o Unidos Podemos en el resto de España. Esto es lo que habrán de estudiar a muy a fondo sus bases y dirigentes, respetando más opiniones como la de Carolina Bescansa y mucho menos las del dimitido/cesado Albano Dante Fachín. Catalunya en comú debería hacer honor a su nombre.

DdA, XIV/3684