martes, 10 de octubre de 2017

UN MAGNÍFICO NÚMERO DE TINTALIBRE DEDICADO A VARIAS DESCONEXIONES

Lazarillo

Ya que tan poco periodismo decente se estila, no está de más hacer una referencia desde este modesto DdA a una publicación mensual que lleva ya cincuenta números en la calle y que, coincidiendo con esta circunstancia, ha decidido rediseñarse para mejorar aún más lo que ya era una oferta sumamente interesante por su contenido. Me estoy refiriendo a la revista en papel TintaLibre, que desde este último número correspondiente al mes de octubre dirige Ramón Reboiras y que antes dirigieron Javier Valenzuela y Miguel Ángel Villena. 
TintaLibre, una cabecera con denominación un tanto tópica y un diseño tipográfico muy atractivo y de cómoda lectura, es una publicación del digital InfoLibre, que el pasado mes de marzo cumplió cuatro años de vida y que dirige mi estimado colega Jesús Maraña, último director del diario Público. Como solo me guía el interés de resaltar una revista que profesionalmente me parece de lo mejorcito que hoy se puede encontrar en los kioscos de nuestro país, invito a quienes suelan seguir los comentario de este Lazarillo para que se hagan con el número 51 de TintaLibre, con la recomedación específica de leer los artículos que conforman el dossier de ese mes, dedicado a La desconexión: de la vida, de la ciudad, del trabajo, de España. 
Y ya, siendo más concretos, les aconsejo el texto de alguien a quien no tengo el gusto de conocer, pero que se llama Carlos Riesco, y firma uno de los artículos que más me ha impactado, tanto por la calidad de su escritura como por su calado filosófico: "Me he venido al monte. Eso es indiscutible. El monte aplaca los desafectos y ofrece distancia y silencio. El salto fue sencillo. Cuando uno pretende verdaderamente hacer algo, al dicidirlo todo se allana y sencillamente se ejecuta. Cuando se decide bien, la realidad sucede sin temblores. No hay más misterio ni mayor desprendimiento. Uno decide cuando no tiene miedo. Y aplaca el miedo cuando tiene curiosidad suficiente". No dejen de leerlo. Respirarán una prosa excelente y atractivamente aireada por un pensamiento y un sentimiento muy saneados de sentido vital.

DdA, XIV/3659