jueves, 5 de octubre de 2017

25.000 EUROS EN TAXIS EN 2 AÑOS A COSTA DE LA CIENCIA ESPAÑOLA

Lazarillo

Investigar en España es llorar, leemos con frecuencia en los titulares sobre el asunto. Numerosos jóvenes científicos se encuentran sin posibilidad de realizar tan imprescindible trabajo en nuestro país. Muchos otros lo hacen en condiciones lamentables entre la precariedad y la chapuza- No faltan los que han de emigrar para buscar fuera de España la oportunidad que aquí se les niega. Hoy sabemos que el director general de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), el abogado José Ignacio Fernández Vera, ha dimitido por motivos personales, según fuentes del Ministerio de Economía. Pero resulta, según informa El País, que Fernández Vera, con el dinero de la fundación pública, llegó a pagar 650 euros para ir a Salamanca y volver a Madrid en el mismo día, el 18 de junio de 2014. Solo en 2015 generó 11.432 euros en gastos de alquiler de coches con chófer a la empresa Grupo 3 Taxis, poseedora de una flota de vehículos Audi y Mercedes. En ese año, el abogado salmantino hizo siete trayectos de ida y vuelta a Salamanca en el día, por 564, 524, 512, 346, 494, 375 y 437 euros. Los gastos del alto cargo han sido sometidos en los últimos meses a una inspección de Hacienda, después de que Materia (sección de ciencia del citado periódico) destapara que desembolsó casi 25.000 euros en dos años para alquilar coches de alta gama con chófer privado para ir de Madrid a actos en Salamanca, su ciudad natal, y otros lugares de España. El último de estos viajes con dinero público fue para asistir a la toma de posesión del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, del Partido Popular, con quien le debe unir una gran amistad. El 5 de enero, por 346 euros, Fernández Vera asistió a un velatorio institucional en Salamanca, con cargo a un programa de atracción del talento, según las cuentas suministradas por la propia FECYT. Ese mismo día había fallecido la madre del citado alcalde, a los 90 años, relata la información de El País. Investigar en España es llorar porque pasan, entre otras, estas cosas.

DdA, XIV/3654