miércoles, 13 de septiembre de 2017

LA VIOLENCIA EN LAS PALABRAS Y LA MORDAZA EN "EL PAÍS"

Lazarillo

Procedentes del tuiterío, al que este Lazarillo no está muy habituado y debería prestar mayor atención, no me resisto a insertar en este DdA los mensajes suscritos esta mañana por dos periodistas a los que respeto y tengo por magníficos profesionales. El primero es de Jordi Évole que, ante la pintada aparecida hoy en la Universitat de Valencia con un símbolo fascista y la frase "Tiro a Ana Gabriel", escribe: A ver si aparece la fiscalía. 
El segundo de los mensajes también lleva la firma de Évole y se plantea con el siguiente diálogo, en el que se resume un periodo sumamente desafortunado en el tratamiento de la relación con Cataluña por parte de los gobiernos centrales.
-¿Más ideas para parar el referéndum? 
-¿Y si les prohibimos un acto en Madrid?
-Ole. Eso sí que les hará cambiar de opinión.
(Y así, 7 años).
El tercer mensaje pertenece al excelente analista político del diario El País y algún canal de televisión, Fernando Garea, que nos da noticia de su marcha del periódico de PRISA en lo que, según se desprende de sus palabras, parece una purga más en toda regla. Garea lo hace con la elegancia habitual en él: He dejado El País después de nueve años. Lo he hecho para poder seguir escribiendo de política y Parlamento.
Que asome la violencia en las palabras con cada vez mayor reiteración y la mordaza acalle los actos públicos y se aplique en los periódicos a sus mejores profesionales, no sólo debería empezar a preocuparnos sino a alarmarnos, sobre todo cuando tanta torpeza y demagogia se reparten los dos gobiernos implicados en haber llegado al 1 del octubre tal comose está llegando.

DdA, XIV/3633