viernes, 16 de junio de 2017

MI ENHORABUENA AL TRIPARTITO OVETENSE




Lazarillo

Aunque las querencias de este discreto Lazarillo son marineras y tendentes a irse más al norte de Oviedo (recuerdo que había una sección radiofónica hace muchos años que se titulaba "Más al norte está Gijón"), no dejo de perder de vista las noticias que me llegan de la vera del Naranco, donde como es sabido la generosidad de Ana Taboada (Somos Oviedo) hizo posible un gobierno municipal de progreso, rompiendo más de dos décadas de permanencia del Partido Popular en la gestión de la ciudad. No ocurrió lo mismo en Gijón, donde no hubo acuerdo ni personalidad equiparable a la de la vicealcaldesa ovetense, y me temo que ese error se está pagando a lo largo de los dos años que se acaban de cumplir desde que esa posibilidad fue desechada. En Oviedo se apostó en firme porque los intereses de la mayoría social primaran sobre todo lo demás y, al día de hoy, este Lazarillo lo va notando en el noticioso panorama que nos llega acerca de los hechos y proyectos que se van llevando a cabo en la capital del Principado. También allí se está demostrando, como en otras importantes ciudades de España encabezadas por Madrid y Barcelona, que hay otro modo de hacer las cosas. Hoy toca saber que casi ocho mil niños y niñas (7818) van a ser usuarios del servicio de conciliación veraniega en los colegios ovetenses. Baste decir que con el antiguo régimen este servicio funcionaba solo durante cuatro semanas, que ahora son once, y que apenas reunía a 600 niños y niñas. En Oviedo se está pudiendo, por lo que hay que felicitar al gobierno tripartito (Somos Oviedo, PSOE, IU), que tiene entre manos un magnífico plan de recuperación del monte Naranco que revalorizará como se merece -¡por fin!- el conjunto prerrománico más sobresaliente de España. 

PS.- Noticia de hoy: El Ayuntamiento recuperará este verano la tradicional gira al Naranco, popular romería ovetense que llegó a congregar a más de 25.000 personas en los primeros años de la década de los treinta del pasado siglo y que dejó de celebrarse tras el estallido de la Guerra Civil. La cita tendrá lugar el primer domingo de julio, que este año es el día 2, con una comida campestre y diversas actividades festivas y culturales en la cima del Naranco, entre las que no faltarán actuaciones musicales. La subida a pie se realizará desde la zona de San Miguel de Lillo y la organización municipal repartirá gratuitamente pañuelos conmemorativos entre los romeros.


DdA, XIV/3563