lunes, 22 de mayo de 2017

EL PSOE QUE HIZO POSIBLE ESTE GOBIERNO SE HA GANADO SU CADUCIDAD


Félix Población

Este fin de semana hemos tenido sobrada información sobre las primarias del PSOE en la prensa vieja o prensa del régimen, que ha tratado por otro lado de arrinconar la noticia de la Puerta del Sol, donde Unidos Podemos logró reunir menos gente que en la ocasión precedente, pero la suficiente como para ganarse al menos una noticia de portada.

La mayoría de los editócratas de esa prensa vieja se había decantado en contra del candidato que a la postre será nuevamente secretario general del Partido Socialista, después de haber derrotado rotundamente a quien lo había derrocado del peor de los modos el pasado 1 de octubre. La victoria de Pedro Sánchez supone que el actual gobierno del país está ahí en contra del revalidado líder del primer partido de la oposición, un líder que, sin embargo, no estará en el Congreso y que habrá de elegir a un nuevo portavoz de su partido tras la dimisión de Antonio Hernando.

Quien será la voz de Sánchez y su nueva ejecutiva en el Parlamento deberá ahora hacer valer los motivos por los que en su día el reelegido  secretario general del PSOE fue defenestrado en contra de la voz de la militancia. Esos motivos se centraron en su intención –confesada por él mismo a Évole- de buscar una alternativa a la izquierda para evitar un nuevo gobierno de Rajoy. Se da la circunstancia, sin embargo, de que la mayoría de los parlamentarios socialistas –con la comisión traidora al frente-, apostaban por la candidatura de la baronesa andalusí, por lo que ahora deberán readaptarse a los criterios del PSOE de Sánchez. 

A no pocos les va a costar bastante, a juzgar por la deplorable actitud de Susana Díaz ayer en Ferraz, cuando compareció antes los medios tras saberse derrotada de modo tan contundente. No nombrar ni siquiera a su nuevo secretario general no parece que sea la mejor de las actitudes para creer en la unidad y fraternidad que vino postulando semanas atrás, acaso por creer con una cierta inopia que no iba a ser vencida.

La victoria de Sánchez tampoco fue bien asumida por el presidente de la gestora, cuya ausencia no menos lamentable se dejó notar ayer en la sede central del partido. Tanto Javier Fernández como otros barones que tanto se caracterizaron en su empeño por acabar con el ahora renovado líder del PSOE, deberían hacer lo que Hernando, que en el caso de Fernández sería dimitir como presidente de Asturias, donde tanto viene estorbando para hacer una política progresista.

¿Y qué me dicen de los González, Rubalcaba, Guerra, Bono, Zapatero y demás jarrones chinos? ¿No acaban de ganar, con su candidata, la caducidad debida a la vista del gobierno que han hecho posible?

+@El enterramiento, por fin, del partido de Suresnes.

DdA, XIV/3542