viernes, 21 de abril de 2017

NADIE DIJO EN EL PSOE QUE ZAPATERO FUE EL MEJOR PRESIDENTE

También a este Lazarillo le parece sincera la opinión de Pablo Iglesias cuando dice que Rodríguez Zapatero fue el mejor presidente de los pasados cuarenta años. Asimismo coincido con Ignacio Sánchez Cuenca cuando este expone que posiblemente con esa declaración lo que pretende Iglesias es atraerse al voto progresista o izquierdista del PSOE y evidenciar las contradicciones que se dan en su interior, con el consiguiente efecto fracturador entre los dos partidos que se podrían estar gestando bajo esas históricas siglas en vísperas de las primarias y a raíz de la refriega en Ferraz el pasao 1 de octubre, con el derrocamiento de Pedro Sánchez. Lo cierto es que el mejor presidente de la democracia no lo fue durante todo su mandato, sino en la primera de las dos legislaturas, si de concretar se trata. Su gran error fue no haber dimitido en la segunda, cuando la Troika le impuso cambiar el artículo 135 de la Constitución, en connivencia con el Partido Popular. Nadie dijo en el PSOE lo que Iglesias acaba de sostener. LAZARILLO

<p>Pablo Iglesias</p>
Pablo Iglesias
Luis Grañena

Iganacio Sánchez Cuenca
CTXT

Resulta increíble que el PSOE entre al trapo de las provocaciones de Podemos, muchas de ellas pueriles. Cada vez que Podemos tiende una trampa a los socialistas, estos caen ingenuamente en ella. Los miembros del PSOE protestan airados porque Podemos quiere quedarse con el electorado progresista, o porque dice encarnar la socialdemocracia auténtica frente a un partido socialista claudicante y descafeinado. Reaccionan desde el PSOE con aire ofendido, como un padre que descubre que su hijo rebelde le falta al respeto. Con ello afianzan la imagen de partido viejo, a la defensiva, superado por una generación que le apabulla.
La última de estas provocaciones han sido las declaraciones de Pablo Iglesias de que José Luis Rodríguez Zapatero es el mejor presidente que ha tenido la democracia española. Estoy convencido de que Iglesias ha sido sincero. Sus explicaciones, de hecho, son bastante convincentes: admira la audacia del primer Zapatero, su programa reformista y la retirada de las tropas de Irak; además, reconoce la valiosa experiencia acumulada en política exterior y el papel que en la actualidad está desempeñando el expresidente en el conflicto venezolano, sin el exhibicionismo moral que practican otros dirigentes, a la busca de un acuerdo que evite el enfrentamiento entre régimen y oposición.
Otra cosa es que la decisión de Iglesias de hacer públicas sus impresiones sobre Zapatero sea estratégica, destinada a dividir a los socialistas y a profundizar en sus contradicciones. No cabe ninguna duda de que el líder de Podemos pretende atraerse al sector más progresista o izquierdista del PSOE. Los viejos socialistas han reaccionado enfurecidos, como si la competición por el voto fuera algo extraño a la práctica democrática. Pero lo que me interesa destacar ahora es la incomodidad que han producido las palabras de Iglesias. ¿Por qué despierta tanto nerviosismo en ciertos círculos del PSOE que se afirme que Zapatero ha sido el mejor presidente de la democracia? (Como botón de muestra, véase esta entrevista con José Enrique Serrano, quien fuera jefe de gabinete tanto con González como con Zapatero).
En primer lugar, debe notarse que la frase de Iglesias suena tan chocante porque, que yo sepa, nadie en el PSOE se había atrevido antes a decir algo así, que Zapatero fue mejor presidente que González y desde luego mejor que Suárez, Calvo-Sotelo, Aznar y Rajoy. Si otros socialistas lo hubiesen dicho antes, el mensaje de Iglesias no habría despertado tanto desconcierto.
¿Es tan absurdo pensar que Zapatero fue mejor presidente que González? Alguien podría objetar que esto de hacer rankings es una tontería. En Estados Unidos, sin embargo, se trata de una  tradición venerable: desde hace mucho tiempo, se debate sobre quiénes han sido los mejores presidentes de su historia. Por supuesto, es materia altamente opinable y cada uno puede utilizar criterios algo distintos en esta tarea de evaluación.

DdA, XIV/3515