miércoles, 5 de abril de 2017

MARICUELA Y EL PARTIDO SOCIALISTA QUE VIENE

Aunque luego haya pedido excusas, son de extrema gravedad para el Partido Socialista -sobre todo en su situación actual, pendiente de su ser o no ser en la política española- que el segundo de su grupo parlamentario haya dicho lo que dijo en una reunión interna con jóvenes compañeros de su formación política. Miguel Ángerl Heredia es fidélisimo escudero de la candidata a la secretaría general del PSOE, Susana Díaz, máxima responsable a su vez de que Pedro Sánchez haya tenido que dimitir de ese cargo hace unos meses por su tardío intento o intención de formar un gobierno de izquierda frente a la continuidad del que preside Mariano Rajoy. Las manifestaciones de Heredia, sin embargo, no son muy distantes -quizá con formas menos airadas- de las que en su fuero interno y a veces también en la intimidad de sus conversaciones pueden expresar quienes han situado al PSOE en las actuales circunstancias, tras rebelarse contra la continuidad de Sánchez. Recupero actualizado, a este respecto, un artículo que escribí hace casi dos años sobre la militante socialista más longeva del país, la asturiana Ángeles Florez Peón:

Félix Población

Ángeles Florez Peón, la casi centenaria miliciana socialista a la que tuve el gusto de conocer hace años cuando la visité en su casa, estuvo el pasado domingo en el acto de apoyo a la candidatura del exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como secretario general de ese partido. El acto multitudinario se celebró en Gijón el pasado domingo. Ángeles reside desde hace años en esa ciudad, luego de su regreso del exilio en Francia, donde siguen viviendo sus dos hijos. Como dije en un artículo publicado hace un par de años, su vitalidad y activismo político sorprende a propios y extraños. Baste decir que con 93 años viajaba a París sola en avión para ver a sus nietos. O que es capaz de subirse a un autobús para asistir a una manifestación en Madrid y regresar en el mismo día a su tierra.

De Maricuela, como se la conoce desde que participó en una montaje teatral en su adolescencia republicana, leí hace tiempo sus memorias, relatadas con la sencillez de quien solo pretende dejar anotada –por una necesidad y vieja querencia hacia la escritura que siente desde niña- una detallada sucesión de recuerdos, acumulados a lo largo de una dilatada y dura existencia: desde la Revolución de Asturias, en la que mataron a su hermano, hasta los años de prisión en la cárcel de mujeres de Saturrarán -de la que salió pesando 40 kilos-, pasando por la Guerra Civil y sus vínculos con “Los fugaos”, entre ellos su marido Chano (Graciano Rozada Vallina), con el que finalmente se reuniría en Francia para hacer allí juntos una nueva vida.

Ángeles cuenta también el trágico final de quien pudo ser su primer novio, que no lo fue porque la madre del chico se oponía a esa relación. Quintín, que así se llamaba, abandonó el barco en el que podía haber salido de Gijón con Belarmino Tomás, presidente del Consejo Soberano de Asturias y León, en las horas previas a la ocupación de la ciudad por las tropas franquistas el 21 de octubre de 1937. Lo hizo con el solo objeto de buscar a Maricuela y a su hermana Argentina, que trabajaban en un hospital de la ciudad próximo al puerto. Esa decisión comportó su detención, encarcelamiento y posterior ejecución un año más tarde.

Fue el 24 de mayo de 2009 cuando una hermana de Quintín Serrano le contó a Maricuela las circunstancias por las que fue detenido. Ángeles Flórez glosa con estas palabras el final del capítulo correspondiente a ese pasaje de su vida: “Quintín, no estás muerto. Estás en mi corazón. Un corazón de diecisiete años”. Habían pasado más de setenta cuando expresó ese sentimiento.

Maricuela está con Pedro Sánchez, a quien en Gijón arroparon hasta tres mil militantes o simpatizantes del Partido Socialista que viene, no del que está. "No habrá dique para el cambio político", dijo Sánchez como titular a tener en cuenta en la ciudad asturiana. Maricuela lo escuchó y se lo cree.

Nota: la fotografía de arriba no corresponde al acto del domingo pasado, como cabe suponer por la presencia en la imagen del presidente de la actual comisión gestora, Javier Fernández, otro de los fieles escuderos con los que cuenta la baronesa andalusí.
La imagen puede contener: 1 persona, texto

DdA, XIV/3505