martes, 28 de febrero de 2017

¿TIENEN QUE VER LOS RECORTES SANITARIOS CON EL NOTABLE INCREMENTO DE LA MORTALIDAD EN ESPAÑA?


Lazarillo

Dos noticias a tener en cuenta en día de la fecha: 
España registró en 2015 un total de 422.568 muertes, un 6,8% más que el año anterior, según el INE. En 2015 fallecieron en España un total de 422.568 personas, 26.738 más que las 395.830 del año anterior, lo que representa un aumento del 6,8%, según la Estadística de defunciones según la causa de muerte publicada hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE). La tasa bruta de mortalidad sube un 6,9% hasta los 910,5 casos por cada 100.000 habitantes. En 2014 se registraron 852,1 fallecidos por cada 100.000 habitantes, lo que apenas representó un aumento del 1,7% con respecto del año anterior.En 2015 fallecieron por causas naturales 407.489 personas en España, un 7% más que en 2014.

Segunda noticia: Más de 1,6 millones de personas no pudo tomar un medicamento necesario para su salud y recetado por su médico por carecer de recursos económicos para ello.  En 2016 se incrementó ligeramente el número de personas que no pudieron pagar un medicamento.

¿Tienen que ver el repago farmacéutico y los recortes en sanidad en el notable incremento de la tasa bruta de mortalidad en España? Un informe de la Comisión Europea sobre sostenibilidad de los sistemas de salud en la UE, estima que desde 2009 el gasto público en salud en nuestro país ha disminuido en unos 12.000 millones de euros.  O lo que es lo mismo, el esfuerzo fiscal ha pasado de representar un 7,2% del producto interior bruto (PIB) al 6,4% en 2013, último año con datos comparables. Aquel año, el gasto en sanidad pública (con un PIB equivalente a 1,079 billones) ascendió a 77.690 millones de euros, mientras que en 2013 (con un PIB que había bajado hasta representar 1,025 billones) ascendió a 65.640 millones. Es decir, algo más de 12.000 millones de ajuste. Si se tiene en cuenta lo que se invierte en salud incluyendo los sistemas privados, el resultado es muy similar. Se ha pasado del 9,6% del PIB al 8,9%, lo que significa que el sector público ha llevado el peso de los ajustes.

DdA, XIV/3482