viernes, 3 de febrero de 2017

NO AL CARA A CARA ENTRE ERREJÓN E IGLESIAS

Lazarillo

Listillo Javier Ruiz, presentador de Las Mañanas de Cuatro, que a instancias con toda seguridad de sus jefes le ha propuesto hoy a Íñigo Errejón -forjador del conflicto que desde hace semanas se vive a balcón abierto en Podemos- un debate con Pablo Iglesias a fin de exponer sus respectivas posturas con relación a lo que debe ser el partido morado a partir de Vistalegre 2. Supongo que habrá pronto una respuesta de Iglesias, pero si se tiene en cuenta que a nada bueno ha conducido hasta ahora la transparencia mediática de que han hecho abuso una y otra corriente de opinión en Podemos, como no sea a un cierto hartazgo entre los militantes e inscritos de la organización, así como entre los votantes, haría mal Iglesias en ofrecerse a tal debate. Bastaría una buena explicación para hacer ver lo inútil, cansino y hasta contraproducente que podría ser a estas alturas y ya en vísperas de Vistalegre 2. Con todo lo que ha caído y sigue cayendo desde que los medios abrieron la veda para hacer de Podemos poco menos que un escenario de guerra fratricida, organizar ahora este cara a cara no aportaría nada provechoso, como no sea para el canal que ha tenido la tardía idea de proponerlo. Es muy probable que la audiencia se disparase, con la consiguiente buena caja por publicidad, pero el resultado dialéctico tendría más de espectáculo que de debate de ideas. La triple alianza lo seguiría además, desde primera fila, con un babeo de delectación inconmensurable. Mejor entre Aznar y Rajoy, por poner otro ejemplo.

DdA, XIV/3457