martes, 3 de enero de 2017

MODOS DE VER A LA MUJER EN LAS UVAS

Lucía Méndez

Modos de ver. Así se titulaba la serie de la BBC dirigida por el escritor británico John Berger en los años 70 que posteriormente se convirtió en un libro de referencia para el estudio del arte y la comunicación audiovisual. Berger analiza con detalle la imagen de la mujer en sus diferentes formas, desde el arte clásico a la publicidad. «Los hombres miran a las mujeres. Las mujeres se miran mientras las miran. El observador que la mujer lleva dentro es masculino, y la observada es femenina. Así la mujer se convierte en un objeto visual, es decir, en imagen. Su sentimiento de ser es anulado por el sentimiento de ser valorado por otro».
Tal cual lo cuenta el ilustre británico sucedió en las televisiones españolas en esta Nochevieja. El modo de ver las uvas de los espectadores se centró básicamente en el vestido o semidesnudo cuerpo femenino de las presentadoras de todas -todas- las cadenas. El sentimiento de ser de las mujeres que protagonizaron la noche está directamente relacionado con el diseño de la -poca- ropa que se pusieron encima. Para deleite, solaz y embeleso de las miradas masculinas.
La igualdad es cosa de la ley, no de las televisiones. Anne Igartiburu no tiene los mismos derechos que Ramón García ni Cristina Pedroche puede aspirar a ser igual que Frank Blanco. Anne tiriraba de frío con su elegante vestido rojo sin poder llevar siquiera debajo una camiseta térmica porque su cuerpo perfecto debía quedar bien esculpido en la pantalla. Mientras, Ramón hablaba tan calentito, con su traje y su capa española. Cristina tuvo claro que para atraer la clásica mirada de los primates era necesario abrirse las transparencias y enseñar las bragas. Poco sutil, pero muy eficaz a efectos de share. A su lado, la pajarita del simpático Frank Blanco no atrajo ni una sola mirada. En la ley los hombres y las mujeres son iguales. En el mundo de la imagen los hombres son más iguales que las mujeres. «Cuanto más llegan las mujeres a ser sujetos más se convierten en objetos». La escritora francesa Nancy Huston escribió hace años un libro con esta tesis titulado Reflejos en el ojo de un hombre. Según ella, las mujeres para existir deben seducir a los hombres. La tacharon de exagerada. No sé yo...

El Mundo  DdA, XIX3429