miércoles, 4 de enero de 2017

JOHN BERGER, SABIO Y HUMILDE, NOS AYUDÓ A ENTENDER EL MUNDO

Francisco R. Pastoriza

En noviembre de 2006 John Berger trajo al Círculo de Bellas Artes de Madrid una exposición de sus dibujos que compartía espacio con las pinturas de la artista gallega Marisa Camino, quien colaboró ininterrumpidamente con Berger desde que se conocieron en 1992. Fue la única vez que tuve la oportunidad de entrevistar al escritor cuya obra admiraba desde hacía años y cuya personalidad me transmitió en aquella ocasión una de las sensaciones más apasionantes que recuerdo.
Xulio Formoso: John Berger
Xulio Formoso: John Berger
Puedes encargar un póster de este dibujo de Xulio Formoso a publicidad@enlacemultimedia.es
Yo conocía algunos de los libros de John Berger (a destacar la trilogía “De sus fatigas”, sobre el éxodo del mundo rural a las ciudades, compuesta por “Puerca tierra”, “Una vez en Europa” y “Lila y Flag”) pero sabía poco de su pintura y aquella exposición me descubrió también la obra de un artista excepcional.
Para quienes nos hemos interesado en algún momento por las relaciones entre la cultura y la televisión, uno de los textos fundamentales fue “Modos de ver” (en España lo publicó Gustavo Gili), sobre la serie documental del mismo título que Berger hizo para la BBC en 1972 y que mostró a los espectadores una mirada inédita del arte desde un análisis cultural marxista y un punto de vista crítico con la ortodoxia, desvelando las ideologías ocultas en las pinturas y denunciando las manipulaciones del sentido de las obras de arte que se han venido haciendo a través de interpretaciones ideológicas.
John Berger, "Sobre el dibujo", editorial GG
John Berger, “Sobre el dibujo”, editorial GG
Así fue cómo descubrí que John Berger era también un excelente crítico de arte. Pero además fue profesor, poeta (“Nacimiento”), ensayista excepcional. Y un ocasional guionista de cine, como demuestra “Jonás, que tendrá 25 años en el año 2000” de Alain Tanner. Plasmó también su pasión por la fotografía en “Un hombre afortunado”, ilustrado con las instantáneas de Jean Mohr.
John Berger (Londres, 1926) fue desde niño un ávido lector de literatura (cuentan que su padre le quitó de las manos el “Ulises” de James Joyce por considerar que no era una lectura adecuada a su edad) y continuó una formación autodidacta rechazando acudir a la Universidad, aunque no a la Central School of Arts de Chelsea, donde recibió clases de Henry Moore. Su paso por el ejército durante dos años, de 1944 a 1946, le sirvió para conocer a los reclutas de la clase obrera que llegaban al ejército con un alto índice de analfabetismo, a quienes escribía las cartas para sus familiares, amigos y novias.
Se casó con su editora Beverly Bancroft, con la que tuvo tres hijos, y vivía desde su muerte en 2013 con Nella Bielsky en Antony, al sur de París, a donde se había trasladado desde un pueblo de la Alta Saboya donde residió más de cuarenta años. Fue en Antony donde murió este 2 de enero cuando acababa de cumplir 90 años.
En su primera novela, “Un pintor de nuestro tiempo”, combinó la literatura y el arte en la figura de un artista húngaro (su padre era de esta nacionalidad) exiliado. En 1972 fue galardonado con el prestigioso Premio Booker por su novela “G”, la mitad de cuya dotación donó a la organización Panteras Negras para que de este modo el patrocinador del galardón devolviese simbólicamente a los esclavos parte de la riqueza que les había arrebatado. “G” es un fresco histórico sobre la evolución de la sociedad europea a lo largo de un periodo fundamental del siglo XX. Su solidaridad con los desfavorecidos quedó reflejada también en novelas como “Un séptimo hombre” (sobre el mundo de la emigración), “Hacia la boda” (los enfermos de Sida) o “King” (los sin techo).
John Berger, dedicatoria
John Berger, dedicatoria
En uno de sus últimos libros, “Aquí nos vemos” (Alfaguara) John Berger narra sus encuentros en diversas ciudades con personas ya desaparecidas con las que en vida mantuvo relaciones cercanas: con su madre en un banco de una plaza de Lisboa; con Ken, su profesor de arte, en un mercado de Cracovia; con Tyler, su maestro de la escuela de Hackney, en Madrid. Es en ese libro en el que tengo subrayada una frase que lo define: “Siempre he dado prioridad a la vida frente a la escritura”…
No me sorprendería que en cualquier momento, caminando por una calle o por un parque de cualquiera de estas ciudades, me encontrase con aquel anciano alto de pelo blanco, sabio y humilde, que nos descubrió mundos y realidades que nos han enseñado a entender mejor el mundo.

DdA, XIV/3430