sábado, 7 de enero de 2017

DESENMASCARANDO A LA ACTUAL CASTA POLÍTICA (I)

Julián Aceitero Gómez

El portavoz del partido Ciudadanos -C’s- en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta Vidal, colgó el pasado día tres un tweet (1) en el afirma que el político del Partido Popular -PP- Federico Trillo-Figueroa Martinez-Conde, cuando era Ministro de Defensa, “no veló por los compatriotas que habían ido a defender la libertad, los mejores de nosotros…”, refiriéndose con tal afectación a los sesenta y dos militares que murieron al estrellarse el avión Yakolev-42 en el que regresaban a España, después de haber participado en una operación castrense en Afganistán. Y por ello el portavoz de C’s apostilla que aquel político del PP “…no merece representar a España”, refiriéndose al cargo de embajador ante el Reino Unido que ostenta desde que el primer gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy le designara.

Sin embargo, cuando en 2005 el Congreso de los Diputados le reprobó por su gestión como Ministro de Defensa de aquel accidente aéreo (2), Juan Carlos Girauta, que un año antes había sido candidato a diputado por el PP, escribió el artículo La alternancia según Rodríguez (3), en el que con relación a tal reprobación afirmaba que el Partido Socialista Obrero Español -PSOE-, acompañado de otros partidos políticos, había convertido dicho congreso  “en un lugar para la revancha” y sentenciaba que: “Si el PP acepta el desafío, aprieta los dientes y espera, que se vayan preparando casi todos los que tocaron poder con Felipe González, ristra de chorizos y mafiosos. Los habría honrados, pero ahora mismo no recuerdo ninguno. El que no mató, secuestró; el que no secuestró, robó; el que no robó, prevaricó; el que no prevaricó, mintió. Y algunos mataron, secuestraron, robaron, prevaricaron y mintieron. Y ese partido pretende sacarle los colores a Federico Trillo y le organiza un susto en el Congreso. Es como si Anibal Lecter impartiera un cursillo de manipulación de alimentos”.

Dicha retahíla no solo de insultos, ristra de chorizos, mafiosos y mentirosos, sino también de acusaciones de prevaricar, robar, secuestrar y matar contra aquella hornada de diputados de la órbita de Felipe González, ex-presidente de los sucesivos gobiernos del PSOE desde 1982 a 1996, debe contextualizarse sabiendo que Juan Carlos Girauta militaba en el PSOE cuando algunos de aquellos diputados perpetraron los más execrables delitos que cita (4); y es sensato suponer que conocerlos hubiese sido el motivo por el que abandonó aquella militancia en 1986 (5).

Sin embargo, en un publirreportaje para promocionar su libro “La verdadera historia del PSOE…” (6), el señor Girauta declaró que abandonó el PSOE porque en la sede del Partido de los Socialistas de Cataluña -PSC-, federado con el anterior y con actuación circunscrita a Cataluña, se aplaudió un asesinato cometido por ETA, ante lo cual se dijo: “yo no puedo compartir nada con una gentuza [sic] que está aplaudiendo un asesinato de ETA cuando ellos tienen el Gobierno de España, además, y concretamente este partidillo, que vive de las siglas del PSOE, y que se llama PSC, tiene la responsabilidad, a través de Narcís Serra, del Ministerio de Defensa”.

Pero tal declaración ofende al sentido común porque es increíble que militantes de PSC aplaudieran un asesinato de la organización abertzale ETA, mientras que cargos del Ministerio del Interior del primer gobierno del PSOE, presidido por Felipe González, malversaban caudales públicos para secuestrar, torturar, asesinar y hacer desaparecer los cuerpos de personas relacionadas con dicha organización (4). Y el Centro Superior de Información de la Defensa -CESID-, que era la agencia de inteligencia que informaba al Presidente del Gobierno y al Ministro de Defensa (7), debió indagar en aquellos crímenes, por lo que es obvio que quien entonces desempeñaba el último cargo citado, el miembro del PSC Narcís Serra, debió ser informado de los mismos y no los denunció, por lo que los encubrió.

Y es lógico plantearse que el Ministerio de Defensa no sólo encubriera entonces aquellos crímenes, sino que también hubiera intervenido en su planificación, porque el Jefe de la Agrupación Operativa del CESID, dependiente de dicho ministerio, aparece imputado, junto a cargos relevantes de la Guardia Civil, incluido su Director General, en el sumario que la Audiencia Nacional instruyó por el asesinato del dirigente etarra Ramón Oñaederra Bergara "Kattu", ejecutado por los Grupos Antiterroristas de Liberación -GAL- (8). 

NOTAS
(1)
(2)
(3)
(4)
Sentencias del caso Lasa y Zabala:
Sentencias del caso Marey:
(5)
(6)
(7)
(8)

Este artículo ha sido colgado como un hilo, disponible en el vínculo: https://www.reddit.com/r/podemos/comments/5mcsln/desenmascarando_a_la_actual_casta_pol%C3%ADtica_i/


DdA, XIV/3433