miércoles, 28 de diciembre de 2016

¿Y SI UN PARTIDO SOCIALISTA DEMOCRÁTICO FUERA POSIBLE?

Félix Población

A Zaida Cantera, que además de ser una mujer inteligente y luchadora tiene como señal más distintiva de su fuerte personalidad la fidelidad a la palabra dada, se le escapó el otro día decir -en una entrevista publicada por Cuarto Poder- que hay cargos en el PSOE que habían hablado incluso de la posibilidad de escisión en el partido y que hasta se barajaban incluso nombres para ese nuevo partido. 

Ignoro si de esto se trató ayer en la reunión que tuvieron en Madrid los partidarios de Pedro Sánchez, tan secreta que al final fue archiconocida por los medios. Visto desde muy afuera y teniendo en cuenta la catadura de la comisión traidora que acabó con el anterior secretario general de la manera más burda y antidemocrática que cabía imaginar, tengo para mí que Sánchez no está muy convencido de presentarse a esa primarias que el PSOE piensa convocar en el transcurso del año próximo. Al día de hoy, ni se sabe fecha ni parece que le corra mucha prisa a la aludida comisión, como si pretendiera con ello enfriar las indignación de tantos militantes traicionados con el golpe de régimen operado en el partido.

Luego de sus fugaces apariciones en Valencia y Asturias, arropadas por centenares de incondicionales, hay quienes piensan en una retirada del exsecretario general, motivo por el que se podrían haber reunido ayer sus partidarios para que eso no ocurra.Va a ser muy difícil mantener esa expectativa de aspiración al liderazgo si Sánchez pierde protagonismo mediático, porque tampoco la suya es una personalidad con mucho carisma. Es algo con lo que cuenta el aparato del partido. 

En el transcurso de los meses que quedan hasta la celebración de esas primarias, que van a ser muchos en contra sobre todo de Sánchez, puede que se vuelvan a celebrar más reuniones como la de ayer en Madrid. Desconozco si en las mismas se va a tener en cuenta la posibilidad de organizar un nuevo partido, pero hay algo que debería tenerse en cuenta a propósito del PSOE de los últimos ocho años: la ostensible pérdida de militantes.

No solo se registraron bajas tras la defenestración de Pedro Sánchez y durante su liderazgo, sino que el declive se arrastra desde  2008, con el partido en el gobierno, con más de 50.000 afiliados perdidos: de los 236.572 de entonces se pasó a los en torno a 181.000 que tiene hoy, aproximadamente. Añádase a esa perdida el descontento de los que se vieron traicionados por la comisión gestora y todavía no se han ido, y háganse la correspondiente pregunta: ¿Sería posible ahora un Partido Socialista Democrático o similar?

PS.-Rumores que podrían darse en los próximos días: ¿Y si el PSOE huérfano de Sánchez tentara a Errejón para cubrir el espacio político que queda entre el PSOE asusanado y el Podemos de Iglesias, caso de que los de Sánchez y Errejón perdieran en los respectivos congresos de sus partidos?

DdA, XIII/3425