lunes, 19 de diciembre de 2016

¿CUÁNTO OLVIDO CABE EN UNA VIDA?

La imagen puede contener: océano, nube, cielo, exterior, agua y naturaleza

Juan Ignacio González 

De sobra sabe usted que tendrá frío,
que la muerte
le llegará algún día como el agua
a la hora inoportuna,
en ese mediodía en que debiera
bañarse la esperanza.
Oh si, la maldita la esperanza,
ella es un horizonte sin calendas,
se acercará a su orilla
donde toda la sed aguarda quejumbrosa.

Abra los ojos ¿no puede ver el mar?
quizá debiera alzar un poco más la vista,
nada puede ser cierto si renuncia
a las huellas que el tiempo habrá adherido
a los largos quejidos del invierno.

Abandone los libros que condenan al miedo,
las cartas infinitas que le lleguen
del lado de la ausencia,
la espera genocida
que aniquila los sueños no cumplidos
y entréguese a la dicha.

¿Sabe usted cuánto olvido cabe en una vida?
No deje ni un resquicio de piel sin habitar
o las mareas
acabarán con todo, se lo juro,
no dejarán indemnes las playas a su paso.


DdA, XIII/3416