sábado, 8 de octubre de 2016

MEMORIA PARA QUIENES FORJARON LA SENDA DEL CARES


Foto de Escabrales.

Foto de Escabrales.

 




Lazarillo


Lo pensé cuando recorrí los doce kilómetros de esta senda por primera vez, hace ya bastantes años, y lo habrán pensado muchos otros caminantes que hayan disfrutado de ese accesible trayecto y del espectacular entorno que lo rodea. Cuando caminéis por la Senda del Cares, por ese camino imposible tallado en la roca, es de justa recordación tener en cuenta -como acabo de leer- que fueron vecinos de las localidades de Caín y Cabrales quienes llevaron a cabo tan dificultosa obra. No se trata de una obra anónima porque tuvo sus forjadores: algunos de ellos aparecen en la foto junto con el hombre que trazó e ideó esa impresionante ruta, recorrida cada año por miles de visitantes: Manuel Campillo Noriega (el primero por la izda.), bulnesu de pro. Sería de justicia que algún día, alguien desde la sede del gobierno regional -que no esté excesivamente preocupado arbitrando los conflictos de su partido- se acuerda de poner una modesta placa reconociéndoles a esos trabajadores su mérito y su esfuerzo. Quizás, seguro, la necesidad les llevó a colgarse de aquellos abismos, barrenar a mano, hacer muros, trabajar como titanes para llevar a cabo lo que les habían encomendado. Este Lazarillo aboga desde aquí para que se consigne ese trabajo al pie de la senda más transitada de Asturias.

DdA, XIII/3356