jueves, 22 de septiembre de 2016

INSULTAR A IGLESIAS LE CUESTA A ROJO 20.000 EUROS Y MÁS RABIETA

Pablo Iglesias y Alfonso Rojo durante el debate de 'La Sexta Noche', en marzo de 2014.

Félix Población

Ya se ha descubierto la verdadera fuente de financiación de Podemos, tuitea hoy con aguzada ironía mi apreciado Felipe Alcaraz. La Audiencia de Madrid le ha dicho al director de Periodista Digital que no existe el derecho al insulto, por lo que Alfonso Rojo deberá pagar la cantidad de 20.000 euros al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, como consecuencia de los calificativos que el periodista le dirigió en el programa La Sexta Noche. Ocurrió en el año 2014, cuando afloró Podemos. Es insultante para la profesión, y denota un grado de degeneración que equipara al viejo periodismo con el carrusel político de corrupciones, que quien no supo criticar a Iglesias con más inteligente y decente terminología que la de chorizo, gilipollas, mangante y sinvergüenza siga ejerciendo su profesión como tertuliano en TVE sin la más mínima intención de sentirse arrepentido, antes al contrario. La condena impuesta por la Audiencia Provincial de Madrid, ratificada el pasado 1 de septiembre, obliga al director de Periodista Digital a publicar el fallo en este medio. Rojo cometió una intromisión ilegítima en el honor de Pablo Iglesias al utilizar expresiones vejatorias sin pruebas, de tal manera que sobrepasó el derecho a la libertad de expresión en el que el periodista pretendió ampararse. Se le hará muy difícil de digerir este mal trago a don Alfonso, porque aparte de silenciar el choriceo mayúsculo del partido en el Gobierno al que se debe, su inadmisible intemperencia crítica le ha costado colaborar en el crowfunding de Podemos con una buena suma. Él, que creía que todo esto era cosa de Maduro.

DdA, XIII/3341