jueves, 12 de mayo de 2016

UN JUEZ COMO SALVADOR ALBA NO PUEDE SEGUIR EN EJERCICIO NI UN MINUTO MÁS

Félix Población

Lo que hoy podemos ver y escuchar en ElDiario.es resulta tan vergonzoso como alarmante y por eso hemos querido insertar el escrito que hoy hace público Victoria Rosell a través de las redes sociales. Compartimos lo que la mencionada publicación afirma, pues si ya es sumamente irregular que un juez sea reúna a solas con un imputado sin presencia de su abogado,  que ese juez  le detalle al imputado qué tiene que declarar la siguiente vez que vuelva al juzgado –esta vez de manera oficial– para fabricar así una acusación contra una diputada, resulta de una gravedad máxima, que atenta contra la imagen de la justicia en España de manera notable y contra la propia credibilidad democrática del país.
La grabación que hace unas horas publica ElDiario.es en exclusiva es tan evidente que el Consejo General del Poder Judicial debería actuar de forma tan inmediata como contundente. Un juez así no puede seguir ejerciendo ni un minuto más. No después de chalanear con un imputado al que promete que le archivará el proceso penal que pesa contra él, mientras le dicta lo que tiene que hacer para fabricar pruebas contra la diputada de Podemos Victoria Rosell. “Lo acreditas, lo hacemos así, lo llevamos al procedimiento y entonces ponemos en marcha la maquinaria”, dice el juez Salvador Alba. Y así sucedió. De seguir con estas maquinaciones trapaceras y nauseabundas en contra del partido morado, de las que ya hasta ni jueces como Alba se salvan, es muy de prever que Podemos recoja mayores frutos en las urnas de lo que le puede dar su alianza con Izquierda Unida/Unidad Popular, que tan nerviosos y preocupados por el porvenir de Izquierda Unida ha puesto a los medios y sectores más conservadores. Bochornoso mensaje el que esta grabación da de la justicia en España. Es de temer que la campaña electoral en vísperas se va a presentar muy sucia, envasada en miedo, desvergüenza y torpeza por parte de los viejos partidos del bipartidismo caduco: el uno enfangado en corrupción y el otro desubicado, falto de identidad y credenciales por anteponer un pacto con el centro-derecha antes que con la izquierda a la que debe sus siglas. Lean aquí la manifiesta animadversión de un juez indigno a la señora Rosell.

Victoria Rosell
Hola a tod@s, siento no haber entrado más a menudo por aquí. Es un desastre, pero nunca encontraba tiempo. En todos estos meses, desde las elecciones, he tenido el gran honor de estar en el Congreso de los Diputados – y diputadas- con un grupo parlamentario lleno de gente excepcional: gente que sabía de lo que hablaba, y sobre todo, a la que importaba lo que allí se debatía y decía: democracia, educación, empleo, vivienda y rescate ciudadano, mujeres, personas refugiadas, infancia, justicia… desde la experiencia, teniendo presentes los rostros y las vidas de las personas a quienes defendían y no números preparados por asistentes, cambia el tono. La gente convencida, convence. Un soplo no ya de aire fresco, sino de credibilidad y compromiso, invadió el hemiciclo. Y he tenido la suerte de poder vivirlo en directo. De lo mejor que me ha pasado en la vida.
También en estos meses he sufrido ataques salvajes que han superado todos los límites imaginables para mí, incluidos por supuesto los legales. Desde el principio de la campaña, una investigación de una fiscal de Las Palmas que se filtraba puntualmente a los mismos medios de comunicación, investigación declarada nula por ilegal, por violar las normas de competencia y procedimiento y por violar derechos fundamentales. Así consta en la sentencia de 8.3.2016 de la sala de lo contencioso administrativo del TSJC – Tribunal Superior de Justicia de Canarias- . Cinco portadas me dedicó “El Mundo” en plena campaña electoral. Nada que ver con la relevancia de la noticia de la ilegalidad de la actuación de dos miembros de la Fiscalía de Las Palmas. Una institución que debe dedicarse a la defensa de la legalidad y de los derechos de las personas más vulnerables. Nada ha ocurrido después con los dos responsables. Después he sufrido un auténtico escarnio por unos incidentes falsos en el aeropuerto, y alguien relacionado con AENA o con la seguridad aeroportuaria facilitó a los medios imágenes mías pasando el control, lo que usó el Delegado del Gobierno en Canarias para ridiculizar con un video manipulado al rival político. Tanto la cesión de esos datos – publicaron mi nombre, teléfono y domicilio donde vivo con mis hijas- como la de imágenes, son ilícitas. Instituciones al servicio del partido político, no del Gobierno ni del Estado a quien dicen representar. Yo JAMÁS pedí la sala de autoridades por la que pasan los demás. Quien dice eso, miente. Sí pregunté, y tengo perfecto derecho a ello, quién pasaba por dónde y con qué controles. Los trabajadores saben que ahí por amiguismo falla la seguridad, esa que nos imponen a “todos” los demás. A alguien le molestaron las preguntas, es evidente. Y tuvo todo el poder mediático para difundirlo. Pero no es verdad. Tampoco es cierto que me haya negado nunca a pasar un control, ni a identificarme. Es evidente que lo paso, y que me identifico. También que un funcionario se puso a chillarme mientras yo le pedía que dejara de hacerlo y me dejara subir al avión, teníamos en Domingo una reunión importante en Madrid sobre el acuerdo de la #vergUEnza con Turquía. Se lo han pasado bomba con la difusión ilegal de mi imagen, llamándome prepotente y chula. Porque no lo soportan. No es ya que no quieran compartir sus privilegios con gente normal, que no los queremos, es que no quieren que sepamos de ello.
Mientras, el ministro Soria se querellaba contra mí el 4.12.2015 con un montón de falsedades publicadas en prensa, y con información procesal “de ignota procedencia”, como dijo el Fiscal del Tribunal Supremo que pidió su inadmisión. Primero por injurias y calumnias que le inadmitieron, después ya por cohecho y prevaricación. O sea, por corrupción. El mundo al revés. Aún tengo pendiente la causa, porque el auto de admisión, contra el criterio del Fiscal, me lo notificaron el 26.4.2016, tras enterarme por la prensa y tv. No voy a criticar la actuación del Tribunal Supremo. Pero sí voy a aclarar que lo definitivo para su admisión, tras más de cuatro meses, fue un informe del juez Alba que pidió Soria. Hoy me entero de que al parecer ambas cosas estaban preparadas por Alba. Cargos del PP contra Podemos impresiona; la posible intervención de un juez, sobrecoge.
No sé aún qué haré en los próximos días. La situación es muy difícil, pero os debía explicaciones sobre todo ésto. Y os contaré mi decisión. Gracias por estar ahí. 

                                     DdA, XIII/3265